Ciencia

Proponen a los agricultores cambios sencillos para ahorrar dinero

Disminuir el consumo energético en explotaciones agrarias y las emisiones de gases de efecto invernadero, entre un 10 % y un 20 % mediante prácticas sencillas, es posible según demuestra el proyecto LIFE AgriClimateChange de la Fundación Global Nature.

cubierta_vegetal“Luchar contra el cambio climático desde la agricultura es posible” afirma Jordi Domingo, técnico valenciano de la Fundación Global Nature. “Tras la puesta en marcha de acciones agronómicas en más de 25 explotaciones de cítricos, olivos, plátanos y tomates en invernadero, en Valencia y Canarias, se ha comprobado que es posible reducir entre un 10 % y un 20 % de los consumos energéticos y emisiones de gases de efecto invernadero, simplemente con medidas sencillas y realistas.” Para ello se está desarrollando una herramienta informática del proyecto AgriClimateChange, que estará lista para finales de este año y aplicable por los agricultores de la Unión Europea. Estos estudios se están realizando simultáneamente en cultivos de España, Francia, Italia y Alemania, los países socios que participan en el proyecto europeo con financiación LIFE.

La visita al campo

Estos resultados se han obtenido después de conversaciones con agricultores valencianos y canarios durante un año, con frecuentes visitas a los cultivos para recabar datos como el tipo de riego utilizado, método de poda (a mano o con motosierra), utilización del tractor, cantidad de plástico que requiere cada explotación (gomas de goteo, depósitos de varios usos, etc.), gastos de combustible en la maquinaria agrícola y aceites, así como el gasto en fertilizantes o qué tratamientos fitosanitarios han sido los habituales. Con toda esta información se han realizado los cálculos del consumo de energía no renovable y de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

El sencillo Plan de Acción

A partir de esta encuesta se pasa al plan de acción, cuyos pilares fundamentales son tres: reducción de consumo de combustibles para la maquinaria, ajuste del abonado nitrogenado y la gestión alternativa de la cubierta vegetal. También se proponen acciones como la reducción de fitosanitarios, el refuerzo de infraestructuras naturales (setos, bosquetes, etc.), el ahorro de consumo eléctrico en bombeo de agua, utilización de energías alternativas, etc.

1.) En la reducción del consumo de combustibles para la maquinaria se analizan los trayectos realizados por los tractores y vehículos de transporte, tanto para los abonados, arados o tratamientos fitosanitarios así como los viajes de la finca a otros destinos. De esta manera se obtienen los datos globales de gastos y consumos de combustible.

2.) El ajuste de abonado no es más que averiguar la cantidad real necesaria de abonos nitrogenados que necesita un determinado cultivo en función de las condiciones del suelo y de las aguas de irrigación. Frecuentemente es un dato que el agricultor desconoce y existen análisis gratuitos para ello. El exceso de nitrógeno en el suelo es innecesario y contaminante.

3.) Y el último paso; la gestión alternativa de la cubierta vegetal consiste en dejar crecer las hierbas adventicias o la siembra de otras especies bajo el cultivo durante todo el año sin utilizar herbicidas. Requiere algunas inversiones como siegas puntuales, pero las cubiertas vegetales brindan beneficios como la lucha contra las plagas, la mejora de la estructura del suelo, la reducción del aporte de abono y suponen un sumidero de carbono.
Un ejemplo real
Una explotación de naranjas de la variedad “Valencia” de algo más de una hectárea en Valencia. El agricultor, que ha reducido el consumo de combustible, de abonos y de fitosanitarios (herbicidas e insecticidas) y ha creado una cubierta vegetal, puede ahorrar un 10,7% de energía además de reducir sus emisiones un 48%. ¿Cómo? Lo que ha hecho ha sido ajustar el abonado a las dosis recomendadas -unos 200 kg menos de fertilizantes-, reducir el número de tratamientos de herbicidas e insecticidas -de 5 tratamientos herbicidas a uno solo, y de 2 tratamientos insecticidas a 1 solo-, evitando, de esta manera, trayectos de maquinaria y gastos en fitosanitarios.  La reducción de estos tratamientos ha disminuido el consumo de gasoil cerca de un 40 %. La cubierta vegetal fija carbono en grandes cantidades, por lo tanto disminuye el porcentaje de emisiones.
El balance arroja un ahorro energético del 10,7 % mientras que el financiero ronda el 5 %.
La aplicación en la agricultura europea de estos planes de acción con las medidas correctoras propinaría una reducción de costes financieros, la mejora de la competitividad y del comportamiento ambiental de la explotación y el cumplimiento de la normativa de lucha contra el cambio climático. Es decir, el agricultor tiene un ahorro económico, mejoran los cultivos y se reducen gases de efecto invernadero.
Ante la nueva PAC
Por todos estos beneficios, la Fundación Global Nature propone que se incluya en el segundo pilar de la nueva PAC un programa específico al que el agricultor pueda acogerse y que se le bonifique por reducir consumo de energía o emisiones de gases. Sería añadir una ayuda agroambiental más, además de tratarse de un interés general para cualquier país caminar hacia la autosuficiencia energética (o el ahorro energético) y reducir las emisiones.

También debería ser una prioridad fomentar la formación de agentes agrícolas en este sentido ya que el consumo energético es comprendido como una oportunidad para reducir costes, pero no ocurre lo mismo con las medidas de mitigación del cambio climático, que o bien no son comprendidas o carecen de incentivos reales para su implementación de forma masiva.

El proyecto europeo AgriClimateChange de la Fundación Global Nature cuenta con el apoyo del instrumento financiero LIFE

Más información:
Jordi Domingo
www.fundacionglobalnature.org
http://www.agriclimatechange.eu/
@FglobalNature

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario