Ciencia

Salir de la crisis cambiando el modelo de investigación científica español

Modelo-Investigacion-Cientifica-EspanaCreo que a nadie le cabe la menor duda de que la investigación es el motor del desarrollo económico de cualquier país y uno de los factores que nos ayudará a salir de esta crisis. Sin embargo, ¿es el modelo de desarrollo científico que tenemos en España el que nos ayudará realmente a ser más productivos y competitivos en el ámbito internacional?, si es así ¿por qué entonces no revierte en un mayor bienestar para la sociedad?, ¿por qué no llega la investigación a la empresa y se traduce en la generación de más patentes?

De momento lo que hemos observado es que nuestros gobiernos entienden que para ganar competitividad solo es posible reduciendo básicamente los salarios de los trabajadores, quizás, porque a diferencia de otros países la investigación en España no es aplicable a la empresa, lo que significa que el dinero público destinado a la investigación no es aprovechado correctamente ni da los frutos que se espera. Sí, es verdad que el número de publicaciones científicas han aumentado considerablemente, eso no se pone en duda; sin embargo, esa investigación no repercute de forma positiva en la empresa. Algo está fallando y probablemente sea necesario reformar nuestro modelo de gasto en investigación.

Aunque hay científicos que consideran que hay que impulsar todo tipo de investigación, lo cierto es que en tiempos de crisis como la que estamos viviendo, no se pueden despilfarrar recursos de esta manera si lo que se pretende es conseguir mejorar nuestra economía, hay que ser más eficientes en el gasto público en investigación. Lamentablemente el error está no solo en el modelo de ciencia que queremos para nuestro país, el error está en el propio modelo de nuestra economía basada en el intervencionismo y en la utilización del gasto público como elemento para favorecer la demanda.

Hoy, el dinero de los contribuyentes debe ser utilizado de forma eficaz y a ser posible para obtener resultados mensurables a corto plazo. Aunque esto puede no contentar a investigadores que entienden que la investigación debe ser a más largo plazo y en ciencia básica, pues, aunque puede que ello de frutos mucho más positivos a largo plazo para toda la sociedad, la situación actual no puede esperar. De otro lado, sabemos que las empresas que invierten en I+D+i, por lo general no miran tan a largo plazo y sus investigaciones también trae frutos a la sociedad, para estas empresas eso significa el lanzamiento de nuevos productos y servicios que se ofrecen en el mercado y que generan riqueza y empleo.

Debemos saber además que cuando la oferta crece, es cuando se crean nuevas necesidades en los consumidores, y no a la inversa. Sin embargo, estamos empecinados en hacer precisamente lo contrario, es decir, en aumentar la demanda para hacer crecer la economía, aún a costa de endeudarnos de por vida. Ese es probablemente uno de los graves errores de nuestro modelo económico que se traslada también al modelo de investigación. Queremos más investigación y para ello pagamos para que nuestros investigadores la hagan, sin pedir resultados a cambio sobre cómo esta debe revertirse en la economía real. Financiamos todo tipo de investigación sin prioridades y sin una estrategia económica clara.

Para algunos investigadores el problema de nuestro modelo de investigación principalmente universitario radica en el propio sistema de evaluación de la investigación, que se hace vía publicaciones de los artículos y donde los investigadores solo están interesados en conseguir el impacto en las revista de mayor categoría posible, no en los resultados de aplicabilidad de su investigación. Esto además les garantiza cumplir con sus propios objetivos personales y no en los beneficios para la sociedad. Sin embargo, en otros países lo que se tiene en cuenta también es el número de patentes, y es aquí donde realmente España no obtiene resultados cuantificables en función del gasto realizado en investigación, lamentablemente. Otro grave problema de nuestro modelo es la creación de centros de investigación con elevados gastos corrientes y gran burocratización. Estos Centros no siguen criterios de mercado y son verdaderas máquinas de generación de gastos superfluos, con mucho personal adscrito innecesariamente.

El programa “La vía de la libertad” que dirige el economista Gunther Zevallos invita a los lectores que tienen curiosidad por conocer cómo se encuentra actualmente la investigación científica en España, a que vean a continuación el vídeo de una gran tertulia que se preparó en el programa , donde precisamente se habla del estado actual de nuestro modelo de investigación en España. En este debate participaron reconocidos investigadores de distintos campos de la ciencia. Empecemos a entender qué es lo que está sucediendo en España, y qué debemos hacer si lo que queremos es dejar de ser un país de servicios y beneficiarnos del desarrollo científico como ocurre en otros países.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario