Economía

Lo importante que es la imagen

Criterio Liberal y La vía de la libertad

Gunther Zevallos entrevista con Arte por Cuatro

¡Quien se mueva no sale en la foto! Aunque evidentemente, según en qué fotos, es preferible no salir. La imagen vende, sí, y que “una imagen vale más que mil palabras”, también. Pero, para sacar el máximo partido a una imagen, la nuestra o la de nuestra empresa, lo primero que debemos saber es qué queremos vender y a quién queremos vender, es decir, cuál es nuestro producto y cuál es nuestro público objetivo.

Hace no mucho tiempo un amigo me decía que no sabía que hacer, pues además de no cundirle el tiempo, el que invertía intentando dar a conocer su empresa en los medios (participando en tertulias), no le reportaba demasiados beneficios. Me preguntó que qué le aconsejaba, a lo que le respondí ¿tienes claro cuál es tu target? ¿Tu qué?, replicó. Sí, el público al que quieres dirigirte, pues según a quién te quieras dirigir deberías eligir el medio más adecuado para no perder más tiempo. A veces estas cosas no se tienen en cuenta y por eso fracasamos en nuestro intento, además de perder nuestro tiempo y nuestro dinero. Naturalmente no todos sabemos de marketing y de comunicación y quizás nos convendría un poco de ayuda al respecto.

Pero, ¿hay algo más de lo que nos estemos olvidando, algo tan importante como el target? Sí, lo hay, consiste en tener claro cuál es el mensaje que se quiere transmitir, si lo que pretendes es ganar clientes o reputación. La imagen que trasmites es de vital importancia. Cada momento exige una estrategia concreta. Cuando se trata de una empresa o un producto la cuestión es algo distinta que cuando se trata de personas. Todos sabemos que los primeros minutos de una conversación de una persona son fundamentales para hacernos una idea de su personalidad. Claro que una cosa es cómo quieres que te vean los demás y otra muy distinta es cómo eres tú en realidad. Sin embargo, nuestra percepción inicial no deja de ser una “etiqueta” que puede cambiar con el tiempo.

Lo difícil es mantener una imagen a lo largo del tiempo. Muchas personas saben trasmitir una imagen positiva, pero son incapaces de proyectarlas en el tiempo, ¿por qué?, porque no han elaborado una estrategia de comunicación y su verdadera personalidad aflora. Cuando se sabe cómo piensas en según qué cosas tu imagen puede sufrir una depreciación importante, dependiendo cual sea el público al que te diriges. De allí que en las campañas políticas, por ejemplo, los candidatos apenas si lanzan mensajes profundos, y por tanto, desconocemos cómo piensan en realidad sobre según qué cosas que para nosotros pueden ser determinantes.

En el mundo competitivo en el qué vivimos es importante la imagen que transmites. Si quieres triunfar en los negocios no debe darte igual lo que el público piense de ti, ni debes aferrarte a la idea de que tú tienes siempre la última palabra y lo que piensan los demás no importa. Aún más importante quizás, ya sea porque formas parte del propio equipo de ventas, o porque eres un ejecutivo que trata con los clientes, o un técnico informático, o un contable, etc. Es cómo representas la imagen de tu empresa, o la empresa para la que trabajas. Si trasladas un mensaje equivocado puedes hacer mucho daño a la empresa y a ti mismo.

Pero volviendo al target, la imagen no es más que comunicación, y esa imagen se puede confeccionar a medida de la persona o empresa. En el caso de las empresas crear una imagen es también crear una marca, lo que se busca es que el público nos perciba de manera positiva y que la marca sea representativa de lo que queremos que sepan nuestros posibles clientes de nosotros. Las empresas de marketing y comunicación nos pueden ayudar a transmitir la imagen correcta que necesitamos para nuestro público objetivo y conseguir así ventajas competitivas importantes.

¿Dónde debemos incidir para favorecer la imagen de nuestra empresa? Lo primero que hay que saber es que las empresas dedicadas al marketing y la comunicación reconocen que aproximadamente el 7% de la comunicación es verbal, y tiene que ver con lo que decimos o escribimos, mientras que el 93% restante corresponde a la comunicación no verbal. Y es así precisamente, en ese 93% de la comunicación, donde se han de plantear estrategias de comunicación y de marketing que debemos seguir. De lo que se trata es de saber controlar la imagen para convertirla en una herramienta de poder y de convencimiento. El mensaje de la imagen debe ser claro y conciso, debe trasladarse rápidamente y fijarse en la mente de nuestro público, pero sobre todo, debe ser representativo de cómo queremos que se nos perciba.

Para conocer un poco más cómo algunas empresas tratan el asunto de la comunicación dirigida a un target específico, he tenido la presencia en el programa “La vía de la libertad” de la empresa “Arte por cuatro”, que dirige Dña. Myriam Monterde dedicada a la divulgación de proyectos culturales. Arte por cuatro es una empresa que emplea las técnicas de la comunicación y del marketing dirigidas al público infantil.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario