Enfoques cooperativos; Hoy: La injuria de los malditos

0
124

Enfoques cooperativos; Hoy: La injuria de los malditos 

Legado de gloria

”Si los restos de mis ejércitos me han seguido hasta este final momento, es porque sabían que Yo, su jefe, sucumbiría con el último de ellos en este mi último campo de batalla.
 
El vencedor no es el que queda con vida en el campo de batalla, sino el que muere por una causa bella. Seremos vilipendiados por una generación surgida del desastre, que llevará la derrota en el alma, y en la sangre, como un veneno, el odio del vencedor.  Pero vendrán otras generaciones y nos harán justicia, aclamando la grandeza de nuestra inmolación.

Yo seré más escarnecido que vosotros, seré puesto fuera de la ley de Dios y de los hombres, y se me hundirá bajo el peso de las montañas de ignominia. Pero también llegará mi día y surgiré de los abismos de la calumnia, para ir creciendo a los ojos de la posteridad para ser lo que necesariamente tendré que ser en las páginas de la historia.”
Mariscal Francisco Solano López
(Cerro Corá, 1 de marzo de 1870)*

“Soy un escritor que quisiera contribuir al rescate de la memoria secuestrada de toda América, pero sobre todo de América Latina, tierra despreciada y entrañable”
Eduardo Galeano.

La querella que encaro aquí es con aquellas personas e instituciones que a través de los años-persistentemente- han sostenido consciente o inconscientemente una postura de ataque, de olvido o de menosprecio  hacia el proceso histórico bajo la decidida influencia del Dr. José Gaspar Rodriguez de Francia y luego de los López en el Paraguay Independiente.

La importancia  de confrontar con esas propensiones negativas sobre dicho proceso radica en el hecho mismo de avanzar sobre esas mentiras fabulosas y digo bien fabulosas en el sentido de la palabra fabula,pues han creado una montaña de fabulas sobre esta temática.

Fábula como relato  de ficción llevada por estos detractores a la realidad con una intención ideólogica clara: destruir la potencialidad histórica del ejemplar acontecer revolucionario como legado a la humanidad donde abrevar sobre la magnanimidad de las posibilidades de construir y vivir en sociedades organizadas bajo la fraternidad.

Está claro que contra este proceso singular y magnifico paraguayo se han abalanzado en diversas formas y maneras sectores de derechas e izquierdas de todo el mundo,lo que dimensiona este asunto por sí mismo.

Pero la verdad es que, a estas alturas de lo expuesto, es mejor adentrarnos en el foco de nuestro asombro renovado:mientras los revolucionarios de la era de independencia del siglo XIX en Latinoamerica realizaban afanosamente sus mejores acciones en pos de la unidad y la constitución de naciones emancipadas,en Paraguay se construía sólidamente esos sueños.Esta circunstancia histórica molestó entonces y molesta hoy.

Aquellos impugnadores del proceso revolucionario del Dr. Francia y de los López  de ayer y de hoy han injuriado, y lo han hecho a sabiendas de sus objetivos con ello.Son los mentores de una injuria maldita. ¡La injuria de los malditos!

Eduardo Galeano nos cuenta que “no había grandes fortunas privadas cuando Francia murió, y el Paraguay era el único país de América Latina que no tenía mendigos, hambrientos, ni ladrones” (pp. 206, en Las venas abiertas de América Latina).

La acción transformadora  del Dr. Francia no fue en el aire -por así configurarlo- fue sobre las bases de producción económica realmente existentes en el Paraguay,bases económicas de tipo feudal pero ,sin embargo, también contenían  elementos tipificantes colectivos como las creadas por los jesuitas.

Su obra económica-social fue singular,toda vez que al tiempo que destruía la base económica feudal y a sus beneficiarios, construía la base de otra economía promoviendo a sus autores sociales, a los campesinos e indígenas.

Francia desató las fuerzas productivas contenidas en las encomiendas bajo yugo feudal dejando en libertad a las fuerzas productivas cooperativas de los labriegos.

A propósito, nos narra Pierre-Luc Abramson que para Charles Fourier (1772-1837), socialista francés, censor cáustico de la economía capitalista de su época y uno de los precursores del cooperativismo , el Dr. Francia, a pesar de su tiranía autárquica, es un socialista y sus “estancias de la Patria” son falansterios agrícolas. Citó Pierre-Luc Abramson un trozo muy significativo de lo que pudo representar el paraguayo para el francés : la comprobación de la validez de su doctrina. Escribe :

“Apenas había empezado mi segunda parte, cuando una información imprevista vino a cambiar mi plan. Recibí documentos precisos sobre el asunto del Paraguay. Estos documentos me entregaron un prueba material de que se está realizando, de modo por cierto muy imperfecto, el mecanismo de la industria combinada. Comprueban que Francia, aunque limitado a la vigésima parte de los medios de que dispongo, ya está dando en el blanco que los Owen y los Van den Bosch habían marrado : está realizando en un grado muy bajo el mecanismo de la industria combinada” [4].

El Estado creado por Francia sí intervino claramente en la confiscación de tierras de sectores conservadores y reaccionarios y las distribuyó en concesión según normas regladas a ese poder monopólico constructor y transformador a pequeños y medianos campesinos a fin de configurar una nación desarrollada sobre bases cooperativas.

El Estado franciano fue intervencionista,y lo fue por imperio de las circunstancias productivas históricas que requerían su transformación y por razones externas que incluían a constantes conspiraciones que hubo que enfrentar. Francia reunió en sí mismo la aspiración del pueblo campesino e indígena y al mismo tiempo en que fue instrumento de ese proceso, suplió-por inexistente-a una clase social dirigente, referenció a una clase en construcción.

El poder político franciano se sostuvo sobre bases sociales de campesinos e indígenas sobre quienes hizo estribar  la  defensa de la soberanía nacional.

El Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia impregnó,finalmente y para siempre en el espiritu de la nación paraguaya su impronta,forjó con manos firmes,a pesar del infortunio, la heroica nación paraguaya.

Por José Yorg, el cooperario.

Referencias:

Fourier y el fourierismo : un encuentro con América latina (avec une présentation en français)

Pierre-Luc Abramson

http://www.charlesfourier.fr/spip.php?article841

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here