Sociopolítica

¡Cuidado Yoanis!

La prisa y el orden con que los disidentes salen de Cuba “obedece a un calculado plan del gobierno revolucionario cubano”, afirma en tono conocedor un amigo mío. Para él -como para muchos otros-, la actualidad isleña podría articularse muy bien alrededor de un episodio de Fringe que elucidara la Conjura de los Sabios de Sion, pero sin conseguirlo al final, como suele suceder con las series facturadas por ese productor extraordinario que es J.J Abrams.

Adios Cuba, adios...

Adios Cuba, adios… Foto: kayugee

Mi amigo no es el único que piensa de ese modo. El reciente análisis del escritor cubano Amir Valle desde su blog va por el mismo camino “aunque suene alarmista: no creo que sea hora de cantar victoria. Jamás una dictadura, y menos la cubana, da su brazo a torcer. Un régimen que se reacomoda para garantizar su futuro (es eso y no otra cosa lo que hoy sucede en la isla) no da pasos en falso”

Admiro a Yoanis Sánchez no sólo por su coraje y valentía que son muy grandes, sino porque se ha ganado un espacio a costa de un sacrificio personal y familiar tan enormes, que no estoy seguro ella misma sea capaz de valorarlo cabalmente, dado el idealismo sin límites que la empuja desde que empezara a escribir su blog.

Sin dudas hacen falta personas así en este planeta para poder seguir creyendo en la humanidad.

Elogio también la actitud militante de Rosa María Payá porque la muerte inexplicada de su padre le ha dado una dimensión diferente a su discurso y al impacto que este tiene -o pueda tener- en el caso hipotético de una Cuba en transición política.

Aun así la noticia de los recientes desplazamientos al extranjero de dos conocidas mujeres opositoras, -por no citar a dos de las más emblemáticas no deja de llamar la atención. De ahí a meter estos sucesos aislados dentro de la “conspiración” que nos agobia desde el siglo pasado me parece un poco exagerado.

Las cosas se mueven permanentemente, es un hecho probado por la filosofía y la experiencia. Sin embargo hace falta la perspectiva histórica para poderlas explicar de manera coherente, aunque esa explicación pueda estar sujeta a las variaciones que ejerce el ojo compilador. Por eso añadir una intención oculta -y organizada- a lo que sucede en la actualidad, obedece más a criterios metafísicos que a realidades objetivas. Prestar tal posibilidad al gobierno de Cuba, desconectado como se encuentra de la historia humana desde hace más de cincuenta años, me parece una entelequia.

Uno de los teoremas descubiertos por la economía política el pasado siglo por Ludwig von Mises (el olvidado y ninguneado economista alemán) era el de la “imposibilidad del socialismo” Mises sostenían que ningún planificador – y por extensión ningún super policía- por muy superdotado que fuera, tenía la capacidad de controlar en todo momento los desajustes provocados por todas las acciones humanas que, sumadas, hacen avanzar la maquinaria social.

No estoy afirmando que el control social del castrismo sea una ilusión, existe, tanto que a él le debemos todos los cubanos nuestros justificados miedos y traumas, pero igualmente sostengo que es teóricamente imposible disponer de todos los mecanismos que se necesitan para ejercer cabalmente un control de esa magnitud a todos los niveles dentro y fuera de Cuba, a menos que ese monstruoso Maquiavelo comparta con Dios sus capacidades omnímodas.

Creo que la realidad, mal que nos pese, es mucho más prosaica. De acuerdo con la prensa, Yoanis usaría de manera inminente su nuevo pasaporte, empeñada como estaba en la demostración de una falacia gubernamental (la reforma migratoria raulista), que se desmentiría por sí sola con una brutal denegación de viaje en el mismo aeropuerto. Según la página de la Voz de América del pasado 31 de enero “Yoani Sáchez espera (sin muchas ilusiones) viajar primero a España o Brasil porque tiene muchas invitaciones y compromisos que no ha podido cumplir” o sea que, todavía a finales del mes pasado no tenía ninguna fecha fija para viajar ni mucho menos un itinerario preciso.

Es por eso que no creo que su reciente viaje responda a los imperativos de una agenda gubernamental, sino a las urgencias de un almanaque personal. Dice el señor Amir Valle en su blog ya citado, mencionando las palabras -que comparto enteramente- de un politólogo oficial “los nuevos opositores tendrán sus minutos de gloria mediática y luego nadie se acordará de ellos” Siguiendo esa lógica son los primeros momentos los que cuentan y, el sorpresivo viaje de Rosa María Payá amenazaba con empañar una gira que se anunciaba hasta la semana pasada como solitaria y triunfal.

En resumen, no me parece una buena estrategia que Yoanis por darse prisa, malgaste su capital político perdiéndose en eventos insignificantes, corriendo el riesgo de caer –irreversiblemente- en alguna de esas trampas que nos tiende la ilusión. Cuando ponga un pie fuera de la isla estará a merced del mundo real, donde pululan enemigos mucho más inteligentes que los incultos y obcecados agentes castristas. Por su bien alguien debería alertarla sobre este punto esencial: fuera de la esquizofrenia habanera o miamense, como dice el señor Valle “Cuba no importa”. Sólo si logra mantener la distancia adecuada evitará muchas decepciones inútiles y podrá sacar real provecho de su histórico viaje.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario