Recuperar la esencia del periodismo

0
87

Ante el declive de muchos medios de comunicación tradicionales, Internet emerge como una potente alternativa capaz de recuperar la esencia del periodismo.

La Industrialización convirtió la información en un producto muy rentable. Desde entonces, la concentración de medios ha puesto en peligro la pluralidad, la veracidad y la libertad de la prensa. Detrás de cada gigante mediático se encuentran presiones económicas, financieras y políticas que convierten la información en un objeto frágil y vulnerable.

La concentración mediática es un riesgo también para la calidad de la noticia. Los medios tradicionales se enfrentan a la disminución de la tirada de periódicos, a la reducción de la audiencia en radio y televisión, además de a una profunda crisis económica. Esta tesitura ha forzado a los grandes grupos mediáticos a reducir su plantilla; menos redactores, menos enviados especiales, menos reporteros…, en definitiva menos testigos capaces de acreditar lo que acontece en el mundo. Como consecuencia la información que recibimos es cada vez más básica, más superficial, menos plural y menos libre.

Blogs, periódicos y demás redes sociales digitales se han convertido en una fuente de información capaz de contrarrestar la decadencia de los medios cotidianos. Vivimos en la Era de la Información y la Comunicación, gracias a las nuevas tecnologías podemos acceder información de forma rápida y sin fronteras. Miles de periodistas repartidos por todo el mundo comparten su trabajo de forma gratuita a través de las nuevas plataformas digitales. Se trata de un compromiso al servicio del ciudadano, de la libertad y de la pluralidad. Gracias a estas nuevas alternativas  es posible hablar de un periodismo libre capaz de informar e investigar de excesos, abusos y errores de los poderes públicos y económicos sin presiones externas.

La revolución tecnológica ha traído consigo una nueva manera de producir y distribuir la información. Cientos de medios en Internet hacen frente al predominio y hasta a la prepotencia de las grandes empresas mediáticas. Reducen de manera sutil el dominio de los gigantes de la comunicación. Gracias a la creación y promoción de nuevos espacios de debate y comunicación, un buen periodismo es posible.

Sin embargo, los medios digitales se enfrentan a una nueva amenaza. Buscadores como Google, Bing o Yahoo ordenan y limitan la aparición de la información en Internet. Todo lo que no aparece en los resultados de búsqueda se pierde en el abismo de la red. Estos buscadores son empresas con intereses económicos, financieros y también políticos. Estas empresas condicionan el posicionamiento de la información en la red.

Surgen entonces iniciativas como Global Voices que permiten a los usuarios acceder a cientos de noticias que se producen de manera constante en la red. Gracias al trabajo de bloggers y traductores esta plataforma recopila información desde los lugares más recónditos del mundo. Se trata de una red internacional formada por autores voluntarios y editores a tiempo parcial, que “busca arrojar luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran”. Global Voices ofrece información en más de 15 idiomas, no hay fronteras en el afán por corregir las desigualdades en la atención de los medios y recuperar la esencia de la información. Una herramienta capaz de explicar, mostrar, denunciar y criticar todo lo que acontece, sin censura, sin intereses económicos ni políticos de por medio. En definitiva, una herramienta esencial para hacer a los ciudadanos un poco más libres.

Irene Casado Sánchez

Periodista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here