Epitafio

0
225
epitafio
Placa en Las Porqueras. Foto: eidast

Un Maestro, muy venerado por su sabiduría e ingenio, estaba en su lecho de muerte y descansaba en paz rodeado por sus discípulos. A su alrededor se juntaron también las personas que le habían seguido y admirado. Uno de ellos le dijo:

– Maestro, con arreglo a la tradición, dinos unas palabras para poner en tu epitafio.

El Maestro sin abrir los ojos esbozó una amplia sonrisa y contestó, como asombrado:

– ¡Me he pasado la vida vendiendo agua a la orilla de un río!

Y se durmió riendo. Mucha gente va en peregrinación, hace colas, paga grandes sumas y se somete a privaciones para que le den embotellada el agua de la sabiduría que corre, abundante y libre, gratis y generosa, por los cauces de todos los ríos, lluvias, playas y mares.

Como en aquel poema de José Hierro que concluye así:

“Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here