Sociopolítica

Antisistemas :¿enemigos públicos o esperanza de civilización?

limpiad el salivazo que lleva en la mejilla

La palabra “antisistema” viene  siendo demonizada en todos los medios  por periodistas y tertulianos del tres al cuarto y por todas sus señorías, cualquiera que sea su filiación política, incluida la llamada izquierda. ¿Es tan malo ser antisistema?  Banqueros estafadores, políticos corruptos y sus compinches, clérigos pedófilos, jerarquías religiosas que blanquean dinero, ricos evasores  de impuestos, empresarios explotadores, y gentes de su misma condición, ¿no forman la  gran familia y algunos  hasta  la plana mayor del Sistema?.. ¿No son los responsables del enorme descalabro social, económico y moral que sufrimos?  Esta es maldad manifiesta, pero ¿cuál es la de los antisistema? ¿Oponerse pacífica y resueltamente a sus desmanes? ¿Señalarles con el dedo ante la opinión pública? ¿Oponerse pacíficamente  a los desahucios de familias honradas?¿O tal vez el ser antisistema, que es ser contrario al modelo neoliberal  y eclesiástico, es un síntoma de libertad de conciencia, una esperanza de cambio  para este mundo dirigido hacia el abismo por el Sistema  y sus cómplices y encubridores?

Por más que las llamadas autoridades civiles y religiosas eleven los brazos al cielo en las tribunas públicas y púlpitos de templos, y encabecen manifiestos, programas y procesiones de sus  fiestas  compartidas, tras esos gestos públicos solemnes no hay otra cosa que una cínica representación teatral para ocultar la Verdad con mayúsculas.Y es que la Verdad es el antídoto de sus imposturas.

En el Nuevo Imperio de la globalización, la  sociedad gira al revés: lo negativo en primer plano y favorecido; lo positivo en segundo plano y obstaculizado. No importa el área que miremos, se cumple inexorablemente que todo lo que se refiere a  bondad, altruismo, creatividad,  defensa de la vida  y de sus derechos en todas sus manifestaciones, está bajo sospecha. Rodeado de  indiferencia y desconfianza  por la mayoría, lo honrado, lo justo, lo pacífico, lo sano y hermoso  es también perseguido en cuanto se opone  frontalmente a la maldad  más que evidente de quienes dirigen este mundo.

Esto que se afirma aquí  afecta a infinidad  de personas e ideas que han ido emergiendo a lo largo de la historia de la Humanidad  bien sea en el terreno científico, en el espiritual, el social, el económico, el artístico, o en cualquier otro. Lo nuevo, cuando resulta ser verdad y entra en conflicto y  sacude nuestra conciencia  difícilmente lo recibimos bien, pero para los poderosos  constituye un frente de combate  en cuanto se sientan amenazados. La verdad es fácilmente declarada enemigo público. El enemigo de la verdad combate  la verdad porque pone al descubierto  sus  miserias personales y a la vez  la organización pública de sus  miserias personales, sus mentiras  y  sus malas artes. Por ello, incomprensión, cárceles, hogueras, asesinato y  tortura suelen  perseguir por todas las páginas de la Historia  a quienes se atreven  romper con la modorra colectiva del rebaño  y los cantos de sirena de sus pastores.

De entre todos los perseguidos por defender la Verdad  destaca Jesús de Nazaret porque representa el  más claro de ejemplo de una vida dedicada a la defensa de la Verdad y de los valores que dignifican y elevan la conciencia de un ser humano  para reconducirlo a su condición divina. Jesús es  al mismo tiempo  el ejemplo histórico más  revelador  de cuán fácilmente se articulan en un solo frente  el poder religioso y el civil cuando se habla de libertad, igualdad, fraternidad, unidad o justicia, que son los cinco principios de cristianismo revolucionario, los cinco principios  de la revolución de la conciencia. Los tres primeros fueron adoptados por las revoluciones sociales, pero solo parcialmente y referidos a lo externo, a lo social, pero nunca a lo interno, que exige un cambio de conciencia espiritual. Practicados con seriedad cada uno de esos principios no tienen otro punto de partida que el amor desinteresado. Sin esa cualidad de no hay ninguna posibilidad de cambio personal ni, finalmente, social,  porque esta  es la Verdad que nos trajo el Nazareno: “Ama quien te desprecia, porque si amas  solo a quien te aprecia, ¿qué beneficio obtendrás?”.  Y yendo contra la corriente del mundo  predicó la igualdad en una sociedad esclavista; se puso al lado de  los pobres en una sociedad clasista;  defendió a la mujer pecadora, no  discriminó a ninguna en una sociedad patriarcal y machista, y denunció  abiertamente la impostura de la casta sacerdotal a la que calificó de “sepulcros blanqueados”. ¿Acaso hoy  no volvería a denunciar las mismas cosas? ¿Acaso han dejado de existir alguna de esas lacras?

Bajo el  Imperio Neoliberal Estamos viviendo  una hora histórica y cada uno debe saber cuál es su sitio sin dejarse engañar.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario