Sociopolítica

¿Escrache o Guillotina?

El ‘Escrache’ surge en Argentina tras la dictadura, con gran desarrollo a mediados de la década de los 90. Consistía en la protesta pacífica frente a las casas de ex altos cargos del régimen militar a los que el pueblo consideraba responsables de los abusos y las desapariciones de miles de personas y que habían sido indultados desde 1995 por el gobierno de  Menem.

Una de las razones claves de la revolución francesa de 1789 fue el descontento de las clases populares; la expansión de las nuevas ideas ilustradas; la crisis guillotinaeconómica que imperó en Francia tras las malas cosechas agrícolas y los graves problemas de las cuentas públicas.

La situación actual conserva muchos de los aspectos mencionados. La desigualdad social, los estamentos privilegiados, que ahora son los Bancos, y financian prioritariamente una Deuda Pública (Estado, Comunidades, Ayuntamientos…), reduciendo el crédito a empresas y particulares que, asfixiados por el paro, son expropiados tras la firma notarial de muchos contratos con letra pequeña y claramente abusivos… Desahucios…

El parado que no cobra nada y al que le agobian las deudas no busca más que solución a su problema: comida, alojamiento, educación, trabajo…  Y la Partitocracia no sabe aportar soluciones… ¡sólo Recortes!

Montesquieu escribió en “El Espíritu de las Leyes” (1748) “… No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia”.

La Ley Hipotecaria, en su Artículo 140, deja abierta la posibilidad de que la obligación garantizada se haga solamente efectiva sobre los bienes hipotecados. ..

La guillotina acabó con Luis XVI, pero también con muchos “políticos”… Valga como ejemplo la figura de Augustin  Robespierre, elegido para la Convención Nacional en septiembre de 1792…

¿Robespierre  el joven hubiese preferido el Escrache?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario