Enfoques cooperativos; Hoy: Cuando la judicialidad arrecia

0
139
José Yorg, el cooperario
José Yorg, el cooperario

El poder judicial, estamento componente de la Repúblicas está cuestionado severamente donde quiera que vayas o llegues, es un dato indiciario de nuestros tiempos, forma parte también de la crisis económica, de la crisis global del modelo capitalista, al fin.

¿Quién podría esconder bajo la alfombra esa evidente verdad? La judicialidad arrecia contra el pueblo, contra los luchadores sociales, contra los justos.

La criminalización de la protesta social es el resultado más acabado de cuanto aquí afirmo. El pueblo está despojado de su poder, reniegan seguramente Montesquieu;  Voltaire; Rousseau; y Diderot, entre muchos demócratas del mundo entero.

En Europa,La Dictadura del neofascismo ya está aquí: Delegación abre expediente a 51 personas por el #escrache a Eloy Suárez «.  Leí en el Twitter de mi apreciado amigo Raúl Tristán.

En Latinoamérica, en una Provincia de la República Argentina llamada Formosa, lugar donde moro y actúo en mi condición de docente cooperativo, las cosas  tienden a empeorar, y como dice el gaucho “lo sé por mi cuero” y lo cuento:

Lamento lo que considero una ridícula insistencia en proseguir una imputación falsa impuesta contra mi persona en el juzgado de Clorinda ya que el proceso cayó por inconsistencia y anomalía procedimental (proceso irregular) en la actuación que no garantizaron el debido proceso y que ahora rearmarían esa causa, ya que la anterior perdió su juridicidad, y deja patente que el fin es político.

Es lamentable que se quiera utilizar el Poder Judicial para amedrentar, no obstante, afirmo que rechazo con contundencia la imputación de amenaza que se me atribuyen y señalo que nuestra fenomenal tarea educativa cooperativa encomendada por la ex ministra de Economía Cra. Inés Lotto de Vecchietti destinado a pequeños productores y alumnos del secundario fue exitoso y ese hecho desencadenó el pánico del subsecretario de Asociativismo y Economía Social, el Cr. Ricardo Fischer  que ideó esta macabra calumnia a fin de pretender frenar nuestro avance.

Fischer jamás esperó que el Plan Educativo Cooperativo resultara triunfante, puesto que apostó a desacreditarnos y entonces recurre a esto para cubrir su gestión mediocre y sin resultados positivos para la economía social formoseña, pero no le vale de nada ya que queda patente su fracaso como funcionario público que desprestigia a la postre al gobierno. Y lo peor es la persecución  judicialmente.

“Mi delito es terrible”

Traigo a colación un artículo de mi autoría publicado a nivel local, nacional e internacional denominado “¡Mi delito es terrible: Quise llenar de cooperación las aulas formoseñas”!

“Así es, señores jueces, asumo plenamente mi culpabilidad en este delito político que implica pretender cumplir el derecho constitucional y las leyes concordantes de enseñar las maravillas del noble sistema cooperativo en las escuelas”.

 “Debo decir que ya no espero condena porque la condena está efectivamente cumplida: las aulas formoseñas están vacías de valores y principios cooperativos. No constan docentes con preparación pedagógica cooperativa puesto que no hemos podido formarlos”.

 “Recuerdo en estas aciagas horas mis días lejanos de maestro rural en mis inicios en el oficio de educador, cuando en caminos polvorientos conocí a la supervisora escolar Lina Friederich de Acuña quien entusiastamente me estimuló para que enseñara cooperativismo escolar. De allí en adelante se iniciaría mi delito”.

“En mi doble condición de maestro y cooperativista no hay mayor castigo que el de no poder ejercer ambos oficios, estoy proscrito, estoy encadenado y ¡la educación cooperativa proscrita y encadenada”!

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here