Sociopolítica

Escraches contra el puente

puente“¿Qué es esto de tratar de violentar el voto?… Esto es nazismo puro“. Dice, considero que muy acalorada, al menos, como se dice en La Mancha, por dentro, María Dolores Cospedal.

Está sencillamente equivocada en la hermenéutica de la Historia y de la Filosofía. Si no rectifica, e insiste en el error,  la Secretaria General Popular no debe permanecer en Política. Si esto conlleva disolver Las Cortes y convocar elecciones constituyentes, dado que Rajoy está ausente de la Res Pública española, hágase. Fiat, que dice el imperativo latino.

Ha de saberse, por añadidura, que Cospedal ha rechazado una moción del PSOE, relacionada con los desahucios, aun sabiendo que Castilla La Mancha es la séptima comunidad con más desahucios,  con un total de 760 procedimientos.

Vivir debajo de un puente era en mi niñez y adolescencia el signo del estado de máxima pobreza. En Castilla-La Mancha se han registrado, en 2012,  760 familias obligadas a dejar sus viviendas y a vivir bajo el acueducto del trasvase Tajo-Segura.

Desde el PP canario se  ha contestado con repartir ostias a quienes les molesten familiarmente con los escraches. Este señor,  a todas luces innoble,  ha citado, a mayor INRI,  a Elena Valenciano (PSOE, 2ª) y a Felipe González Márquez (primus inter pares)  por haber puesto frente a los escraches el escudo de la tranquilidad de sus niños. Rajoy puso los chuches de su niña.

Esto que ocurre es un disparate, porque de los polvos de grandes constructoras, cómplices de nuestras entidades financieras,  surgieron estos lodos de imposibles pagos de la hipoteca. Porque donde había trabajo sólo queda paro.

El PP habla endemoniadamente de nazis y no excluye los puentes para los desahuciados.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario