Sociopolítica

Italia ¿un Presidente de la República, democrático?

En unos momentos en los que en España pone en causa la Jefatura del Estado, es bueno tomar apuntes sobre lo que ha sucedido en Italia durante la última semana, en la elección por parte de las cámaras, del Presidente de la República.

italiaDespués de cuatro votaciones sin que ninguna candidato consiguiera la mayoría suficiente, han tenido que recurrir al Presidente saliente para que renovara un nuevo mandato a sus 87 años, lo que le supone seguir en el cargo hasta los 94 años.

Sí hablamos con un político italiano, su fórmula de elección es de la más democrática, ya que lo elige la representación de pueblo en las cámaras legislativas.

Pero en esta ocasión quedan muchas dudas: al buscar un candidato más que de consenso, que le interese a todo el arco parlamentario (sin importarles la voluntad del pueblo) desde la extrema derecha, hasta la extrema izquierda, pasando por Berlusconi, menos el M5E (que tiene como objetivo principal hacer desaparecer, los viejos zorros de la política italiana y los senadores vitalicios).

La primera figura que saltó al ruedo político italiano para formar Gobierno fue Giorgio Amato, sus presupuestos de no tocar los privilegios, ni las rentas sobre patrimonio, pulsó la alarma en el M5E, prometiéndole guerra… Ha sido descartado.

El Presidente de la República ha otorgado a Enrico Letta la propuesta de formar Gobierno, ya que Luigi Bersani es enemigo directo de Berlusconi y por tanto, imposible de formar Gobierno en un país tan convulso electoralmente como Italia.

Enrico Letta es el Vicesecretario General del PD, ha sido parlamentario europeo durante buena parte de su carrera política y conoce muy bien su política, pero hay un ¿qué pasara?: Aunque el PD ganó las elecciones, por pocas décimas del Partido de Berlusconi, todo dependerá de la formación de su Gobierno y de si Beppe Grillo lo apoya o no. Si no arregla los privilegios de todos los representantes de la Cámara (y ya ha dicho que le quita ‘los dineros’ a los Partidos políticos) la cámara le puede negar su confianza.

La moraleja de la fábula: La política la hacen los políticos. La Jefatura del Estado, sea cual sea, sólo sirve a representar al país, a menos que sea un Presidente de la República Dictador.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario