Economía

¿Quién manda aquí? El poder en colapso

Un libro que invita a una profunda reflexión sobre la realidad del poder en la sociedad actual

Quién manda aquí.El poder en colapso14 de Mayo de 2013.-¿Quién manda aquí? El poder en colapso es la nueva publicación que acaba de sacar al mercado la editorial Almuzara. Obra de Antonio Agustín y Sofía Delclaux, quienes decidieron dar respuesta a la pregunta que da título a este trabajo entrevistando a algunos de los hombres más influyentes de nuestro país, desde los años de la transición hasta nuestros días: Juan Luis Cebrián, Rodolfo Martín Villa, Isidre Fainé, Antonio Garrigues Walker, Felipe González y Marcos de Quinto.

Un trabajo previo del que se sirvieron para después llevar a cabo una profunda reflexión sobre el modelo de sociedad que se ha configurado en estos últimos años, las debilidades que aquejan a el sistema, los actores que influyen en él y los elementos responsables de la actual “ausencia” de poder visible, que a juicio de los autores debería recaer en los ciudadanos.

Las nuevas tecnologías, los banqueros, los mercados, los medios de comunicación, los políticos, la Iglesia, las ONG, los sindicatos y los empresarios son en teoría quienes ostentan el poder, pero que a juicio de los entrevistados, no tienen claro dónde está el epicentro. ¿Y por qué? ¿Qué hace que esquiven una pregunta tan clara cómo: “¿quién manda aquí?”? A juicio de los autores, “desazón es una palabra que describe bien el estado del espíritu cuando alguien se pregunta eso”.

“En apenas veinticuatro meses el status quo ha cambiado totalmente. O al menos existen ciertas dudas sobre el mismo” -comentan los ensayistas- para quienes la lógica del mundo a la que nos habíamos acostumbrado -entre otras, el estado del bienestar- se ha modificado radicalmente. Antes se daba por supuesto que todo funcionaba. “Ninguno de los galileos de hoy sabe qué pasa. Ni por supuesto es capaz de dar cuenta de cuál es el próximo paso”.

Entre otras causas, los autores achacan esta crisis a varios factores: la caída del Muro de Berlín, cuando se perdió el referente con el que compararse, la democratización de la información, desapareciendo la intermediación que reconocía un propietario y responsable del contenido que demostraba conocer; la técnica que unida a la ausencia de valores, puede llegar a ser perversa cuando de utiliza desde el anonimato; las corruptelas; la desregulación; y vagar sin rumbo del sistema político y sus castas.

Un análisis certero y profundo de lo que está ocurriendo en la sociedad española, que trata de dar luz a quien se cree que el mundo es él y sus circunstancias, cuando quien en realidad debería ostentar el poder, según Agustín y Delclaux, es el individio-ciudadano, “que si no se compromete con el cambio, el modelo político-económico y social seguirá siendo el mismo”.

Sofía Delclaux (Bilbao, 1967). Licenciada en Informática por la Universidad de Deusto y MBA por el IESE. Ha trabajado en España, Polonia y Estados Unidos alternando entre la consultoría en Accenture y puestos de gestión en empresas como Canal Satélite Digital y Media Planning Group.

Actualmente se dedica a la consultoría de negocio, actividad que compagina con la gestión de Elecmove, empresa que ofrece servicios en bicicleta eléctrica en Sevilla.

Antonio Agustín (Barcelona, 1960). Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Central de Barcelona y MBA por el IESE. Su principal actividad es la consultoría estratégica del área comercial para grandes compañías de empresas de gran consumo. También es consejero independiente de pequeñas y medianas empresas. Ha publicado varios libros especializados en el sector (distribución) y es columnista habitual de periódicos económicos nacionales.

Ambos son autores del libro ¿Hay que ser cabrón para llegar a Director General?, editado por Almuzara, que obtuvo excelente receptividad del público y la crítica.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario