Sociopolítica

Dr. Francia, brotando de la entrañas del pueblo paraguayo

Enfoques cooperativos; Hoy:Dr. Francia, brotando de la entrañas del pueblo paraguayo.

“Todo pasa y todo vuelve, eternamente gira la rueda del ser. Todo muere, todo reflorece; eternamente se desenrolla el año del ser. Todo se rompe, todo se reajusta; eternamente se edifica la morada del ser”. Friedrich Nietzsche

El Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia

El Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia

El hombre culminó sus estudios universitarios en Córdoba-Argentina- y se encaminó rumbo a  Paraguay, en su mente poderosa se fraguaban ideas libertarias, y en su carácter, templado al esfuerzo, al tesón, y la inteligencia, conjugaban una amalgama sólida, en  los años de 17 85-86, ese hombre, que sería conocido ulteriormente en la historia como el Karaí Guazú, el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia.

Ese hombre, según nos pinta John Robertson Parish como “un hombre moreno, de ojos negros muy penetrantes, su umbrosa cabellera que peinaba hacia atrás descubría su amplia frente para desvanecerse en naturales ondas sobre sus hombros, le daba un aire de dignidad que atraía la atención”.

Hablamos del comerciante y financista escocés  John Robertson Parish (1792 – 1843), por cierto, pionero en introducir el esquema capitalista e imperialista de la Gran Bretaña en el Río  de  la Plata de esa época colonial, redactó, junto a su hermano  William al regreso a su nación aproximadamente en el año de 1830, “Cartas sobre el Paraguay”, traducido al español recién en el año 1920, escrito donde realizan una semblanza del Dr. Francia:“La tierra de Francia y el terror”.

“Era todo humildad y condescendencia para con los inferiores, y todo altivez para con las clases superiores”, refiere John Robertson Parish sobre el Dr. Francia, y no es un mero detalle sin importancia, es una descripción ideológica sobre un hombre empeñado en quebrar las oprobiosas desigualdades sociales.

Podemos estar o no de acuerdo en la forma de cómo describió Robertson a Francia, pero también es lícito interrogarse cómo es posible que los ojos sólo vean el accionar de un reformador como injustas y arbitrarias cuando la realidad nos muestra una sociedad feudal, esclavista que clama transformación.

Francia, el Karaí Guazú, construyó una nación soberana y  justa, y por ello, concentró en su obra y en su persona el resentimiento de expoliadores contemporáneos que destilaron mugrientas injurias llegadas hasta nuestros días, es esa la prueba más material que su noble accionar despertara en estos sectores manchados de indignidad.

Su accionar popular en el terreno económico tuvo la esencia cooperativa: “Estancias de la Patria” que, según nos narra León Pomer, ese gran escritor argentino, éstas llegaron  a la cantidad de 76 con grandes extensiones, verdaderas unidades productivas donde los campesinos e indígenas se desenvolvieron de manera colectiva, que además producían alimentos y herramientas destinadas para la agricultura y encaminados por un Administrador referente del Estado Independiente.

Hoy, un gobierno ilegitimo, fruto de un golpe parlamentario, se apresta a dejar el poder político al magnate Horacio  Cartes, ganador electoral como Presidente del Paraguay para gobernar desde el 15 de agosto de  2013 hasta el año 2018. Ningún cambio positivo esperan los desheredados de la tierra.

Precisamente, desde lo profundo de la tierra guaraní, desde donde sobreviven miserablemente esos desheredados, ciertamente en la tierra que les procurara Francia crece la creencia de que el Karaí Guazú oikó perupí, jha ipochy  (anda por ahí y está enojado) en razón de la decepción continuada que dan los  políticos  falsarios.

Cual Cristo renacido, renace, brota en realidad,  en las mentes y corazones de los campesinos. “El Dr. Francia está brotando de las entrañas del pueblo paraguayo” nos dice un campesino, casi susurrando, como guardando un secreto,…”ivalevé plata ivyvý  jhina”, remata.  (Más valioso que un tesoro enterrado).

El temperamento, el genio enervado de Francia era dirigido contra los claudicantes y expoliadores, poseía la entereza necesaria para construir una nación de hombres y mujeres libres en verdad, ese legado  formidable, brota en la tierra guaraní.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!       

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario