Coche para Empresa o Autónomo: ¿Leasing o Renting?

0
50

Auto-Planning te ofrece una Guía Gratuita para Valorar la Mejor Fórmula de Comprar un Coche para Empresa o Autónomo: ¿Leasing o Renting?

Tratamiento_contable_y_fiscal_882888970En estos tiempos de dificultades económicas, cobra especial importancia no equivocarse a la hora de comprar un coche para el negocio o la empresa. Tomar la decisión adecuada es vital, ya que el poco crédito que disponemos lo tenemos que aprovechar.

Cuando necesitamos un coche nuevo nos encontramos ante el dilema de elegir la mejor forma para financiarlo.

En este artículo vamos a partir de la base que son leasing y renting las mejores fórmulas cuando se trata de financiar la adquisición de un coche para el trabajo. Pero, ¿cuál de ellas es la más conveniente?

En ambos casos existe la posibilidad de incluir los servicios de mantenimiento y el seguro en el mismo contrato, o en un contrato aparte. Por consiguiente, la principal diferencia entre renting y leasing consiste en la opción de compra a la finalización del contrato. En el caso de renting no se incluye la opción de compra, lo que supone devolver el coche a la arrendadora. En el caso de  leasing, lo habitual es disponer de una opción de compra del coche por el valor residual, que normalmente es el mismo importe que una cuota mensual a la finalización del periodo,  por lo que el coche pasa a ser propiedad del cliente y lo puede vender en el mercado.

Saber comparar las dos fórmulas teniendo en cuenta los aspectos diferenciadores de ambas es importante para tomar la decisión acertada.

El ejercicio lo aconsejamos realizar comparando el mismo nivel de servicios (seguro, kilometraje y plazo).

El método de comparación deberá tener en cuenta los aspectos económicos, financieros y fiscales. Para ello aconsejamos que se utilice la fórmula de los flujos reales de caja. Esta manera de comparar es la que vamos a utilizar en esta guía.

          Primer Paso

Para empezar, tenemos que decidir, o al menos tener una idea clara, de la marca y el modelo de coche que mejor se adapta a nuestras necesidades. Esto no es inconveniente alguno, ya que ahora disponemos en internet de una amplia variedad de catálogos e información sobre vehículos en las páginas web de los fabricantes y distribuidores.

Una vez tengamos claro el coche y el modelo,  lo primero que aconsejamos es realizar la solicitud de  una simulación de renting y leasing a empresas especializadas. Nosotros os aportamos dos plataformas online que permiten hacer las simulaciones configurando el coche a elegir entre todas las marcas, modelosy versiones: www.ap-renting.es www.autoplanning.es.

          Segundo Paso

Una vez que tengamos los datos de las ofertas, aconsejamos realizar un cuadro en hoja de cálculo donde podamos distribuir anualmente las cuotas. En una parte, las salidas de caja, y en otra las entradas. De esta forma podremos calcular flujos de caja anuales, que actualizados a una tasa determinada, nos dará un dato para cada una de las opciones que estamos comparando.

Si no está muy familiarizado con las hojas de cálculo o tiene poco tiempo para elaborarla, puede solicitar, de forma gratuita, una hoja de cálculo especialmente diseñada para esta comparativa, igual que la utilizada para el ejemplo, en el siguiente enlace, indicando en el apartado de consulta: hoja de cálculo. Se lo enviaremos al instante a su correo electrónico.

Esta hoja le realiza automáticamente la comparativa con sólo poner las cuotas mensuales y pagos.

Para ver la tabla comparativa, haz click en el siguiente enlace.

La lógica con la que se realizan estos cálculos de flujo y la comparativa es la siguiente:

Como parámetros generales solicita indicar el tipo de IVA aplicable, el tipo de impuesto de sociedades o renta que grava la actividad empresarial y el plazo de las ofertas recibidas

Apartado Salidas de Caja

Para el caso de renting, se distribuyen por años los importes netos correspondientes a las cuotas mensuales de alquiler, servicios y seguro. En el caso de leasing, además de las cuotas mensuales por los mismos conceptos, se incluye, en el primer año, cualquier pago que se realice al inicio. También incluye en el caso de leasing, en el último año, el pago del valor de la opción de compra (valor residual financiero).
Finalmente, en la salida de caja, incorpora el IVA pagado por las cuotas de alquiler o leasing y por los servicios (no calcula el IVA por el seguro ni por el impuesto).
La suma de todos estos conceptos es el importe “total salidas de caja”.

Apartado Entradas de Caja

En las entradas de caja, para el caso de la opción de leasing, incluye el importe estimado que se obtendrá por la venta del coche “Valor Neto por la Venta del coche/recompra”.
El IVA a ingresar de cada anualidad será el correspondiente a los trimestres declarados, por lo que en la primera anualidad, solo recupera el IVA de tres de los cuatro trimestres de un periodo anual. El último trimestre declarado se recupera al siguiente trimestre posterior al fin del periodo.
El retorno del IVA pagado en caso de vehículos turismos de uso compartido, será proporcional a su utilización para la actividad profesional. En el caso de vehículos comerciales, la recuperación será del total del IVA pagado por el alquiler o leasing y los servicios.
En cuanto al ahorro en el pago de impuestos de sociedades o renta, se calcula por incremento del gasto deducible y consiguiente reducción de la base imponible. El ahorro se produce en el ejercicio siguiente al devengado. Para calcular el importe de deducción, será la suma del importe neto pagado por el alquiler, los servicios y el seguro e impuesto municipal, todo esto multiplicado por el tipo que grave la actividad.
En el caso de leasing, para microempresas, el importe de la cuota tiene la misma consideración que en el renting. Para entidades no microempresas, se pueden deducir hasta el doble de las tablas de amortización para estos activos y la totalidad de los intereses, por lo que en nuestro ejemplo hemos considerado la totalidad del importe de las cuotas.
Lógicamente, este ahorro fiscal solo tiene los efectos calculados en caja para empresas con bases positivas en la cuantía suficiente.

La suma total de los ingresos de IVA devuelto, los ahorros fiscales y la venta del vehículo (en el caso del leasing) es el importe “total de entradas de caja”.

Flujos de Caja

Finalmente, el flujo que se produce restando las entradas a las salida, se debe actualizar descontado a una tasa, a los efectos de tener en cuenta el momento que las cantidades salen o entran de caja, de esta forma la comparativa considera el efecto financiero.

Una vez realizado este ejercicio y vista la fórmula más rentable, ya sólo nos queda valorar y decidir qué empresa de entre las posibles en el mercado puede darnos mejor servicio. Recomendamos tener muy presente la letra pequeña de los contratos, entre otras cosas; los costes por cancelación anticipada y los cargos en caso de exceso en los kilómetros contratados. Estos aspectos pueden ser de mucha relevancia para la elección de la operadora con quién formalizar la operación.

Esperamos que estos consejos le hayan sido de utilidad para su toma de decisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here