Sociopolítica

El fétido olor de los ERES de Andalucía

El día en que los ciudadanos comprendan, en toda su plenitud, que el robo de dinero público es absolutamente repugnante, lo ejecute quien lo ejecute, provenga de donde provenga, y equiparable al latrocinio del patrimonio particular, posiblemente algunas cosas puedan llegar a empezar a cambiar.

Cuando un servidor público mete la mano en el cajón del dinero común lo está haciendo en la cartera de cada uno de nosotros, en el bolsillo de los contribuyentes: o sea en el suyo y en el mío. No existe amparo ni cobertura, no existen siglas que mitiguen ni  que amparen el pillaje. No hay atenuantes ni eximentes. El chorizo lo es por derecho propio y no hay menos calificación de su impúdica acción por ser de este o de aquel otro partido.

El caso del fraude de los ERES de Andalucía está alcanzando un ratio de sinvergüenza suelto por metro cuadro que se hace imposible defender lo indefendible. No estamos hablando de un pobre desgraciado que ha mangado dos pollos o que ha siseado dos kilos de patatas. No se trata de un despistado que pasaba por allí y arrambló con la calderilla, no. Se trata de una trama, de una banda de chorizos organizada que nos ha estado robando desde el año 2001, de manera sistemática, a todos los andaluces y a todos los españoles, varios cientos de millones de euros, aunque posiblemente en breve alguien voceará aquello de: suma y sigue. Es necesario, con independencia de las responsabilidades penales que deberá de sustanciar la jueza Alaya, que alguien  admita responsabilidades políticas. Lo es por salud democrática y por vergüenza torera. Y, sobre todo, lo es, porque los mangantes, los saqueadores, los maleantes, no estaban en la otra punta del mundo o más allá de los Pirineos, no; los tenían acomodados en muchos de los despachos y oficinas de la propia Junta de Andalucía o en sus instalaciones aledañas, sin que nadie hubiera detectado nada anormal.

Por ello, si quien está para defender lo público, para salvaguardarnos de la voracidad de los intereses espurios de unos cuantos, ha sido incapaz de ver, ha sido incapaz de interceptar los desmanes llevados a cabo durante tanto tiempo (más de diez años) por la banda de Alí Babá y sus cuarenta ladrones, entonces es que es un verdadero inútil que debe de irse a su casita, porque, por ahora, no quiero llegar a pensar que pudiera ser un compinche necesario.

Los compañeros socialistas deberían de tomar cartas en el asunto, pero de manera absolutamente ejemplarizante, para calmar al personal y por el bien de los más de cien años de honradez del propio partido, porque esto no ha hecho nada más que empezar y el fétido olor que rezuma el primer levantamiento del secreto del sumario desprende un horrendo y repugnante hedor que avecina con deparar inimaginables sorpresas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario