Sociopolítica

Siria en el punto de mira

Tras el encuentro bilateral dentro del la Cumbre del G-8 que se desarrolló en Lough Erne (Irlanda del Norte), Putin y Obama escenificaron ante las cámaras la ceremonia del desencuentro debido al conflicto sirio, pues Putin bloqueó hasta el final de la Cumbre el acuerdo del G- 8 sobre una salida negociada al avispero sirio y anunció la continuación de la ayuda militar, logística y de asesoramiento al régimen de de Bachir el Asad, “ el único representante legítimo de Siria”, según sus palabras.

Por su parte,  EUU estableció como condición que “Asad no puede jugar ningún papel en el futuro de su país y tiene que abandonar la presidencia”, algo a lo que se opone frontalmente Rusia, consciente de que juega con ventaja en este pulso diplomático con Obama ante la incapacidad de EE UU y sus aliados europeos de marcar la iniciativa en un nuevo conflicto en Oriente Próximo, por lo que Putin aprovechará la gran oportunidad que se le presenta en el conflicto sirio de recuperar la influencia internacional que Rusia había perdido en los últimos años.

Por otra parte, el acuerdo de cooperación energética del 2010 entre Irak, Irán y Siria para la construcción del gaseoducto de South Pars a Homms que conectaría el Golfo Pérsico con el Mar Mediterráneo , relativizaría la importancia estratégica del Proyecto del Gasoducto Trans-Adriático (TAP), (sustituto del fallido gasoducto Nabucco proyectado por EEUU para transportar el gas azerbaiyano a Europa a través de Turquía),  así como el papel relevante de los Emiratos Árabes como suministradores de crudo a Occidente,  lo que explicaría el afán de  Qatar, Arabia Saudí y Turquía por defenestrar a Al-Asad.

Foto: freestylee

Foto: freestylee

La nueva geopolítica rusa en Oriente Próximo pasaría pues por un decidido apoyo al régimen sirio de Al-Assad y al régimen iraní en su contencioso nuclear con los EEUU con el objetivo de fijar su posición como colaborador ineludible en la búsqueda de un acuerdo internacional que se plasmaría en la Conferencia de Ginebra 2 y que se englobaría en un escenario de solución global a los contenciosos existentes en Oriente Medio (Siria, Palestina, Irán).

Recordar que aunque el pasado 7 de mayo Rusia y Estados Unidos acordaron en Moscú impulsar la iniciativa para la celebración de la Conferencia Internacional Ginebra II sobre Siria, como seguimiento de la primera que se celebró el 30 de junio de 2012 , podría retrasarse hasta que se equilibre la situación militar.

Así, EEUU estaría considerando la introducción de una zona de exclusión aérea en Siria, (posiblemente cerca de la frontera con Jordania mediante armas tele-dirigidas y misiles Patriot en Turquía, según informó Reuters citando a diplomáticos occidentales), pero tal decisión sólo puede ser implementada por el Consejo de Seguridad de la ONU y Rusia como miembro , puede bloquear esta decisión .

Por su parte, el Ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov en declaraciones a Ria Novosti,expresó “su frontal oposición a dicha zona de exclusión aérea”, con lo que de implementarse por EEUU estaría incumpliendo la legalidad internacional e incrementaría el riesgo de convertir el avispero sirio en un conflicto regional,(con lo que asistiríamos al retorno de escenarios ya olvidados de Guerra Fría, rememorando la Guerra de Laos), en el que los actores participantes usarán el escenario sirio como banco de pruebas para un posterior conflicto a gran escala que englobaría a Israel y Egipto y que podría reeditar la Guerra de los Seis Días.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario