Sociopolítica

La Paz es el camino

Todo es energía, y todos somos energía. Cada objeto y cada persona tienen su propia frecuencia vibratoria. En el caso de los seres humanos, la alta o baja frecuencia corresponde a la calidad positiva o negativa de sus pensamientos, y eso tiene repercusiones sociales y sobre el planeta vivo Tierra, pues todo lo vivo, la vida, es energía.

Sabemos que todo cuerpo en el espacio – incluidos los nuestros – emite un sonido acorde con su propia vibración electromagnética, ya que toda  forma de energía vibra según su frecuencia interna como sabemos por la Física.

Vivimos en un mundo materializado donde prevalecen los pensamientos negativos, que al ser  energía electromagnética  de baja frecuencia  repercuten tanto contra nuestra propia salud orgánica y emocional como contra la paz mundial y no por último contra nuestro Planeta de energía condensada a consecuencia de la emisión durante millones de años de pensamientos humanos de  baja frecuencia vibratoria.

La injusticia global se propaga en todos los continentes. Hambre, miseria, desempleo, desahucios, afectan a cientos de millones produciendo en ellos innumerables formas de sufrimiento y pensamientos de tristeza, soledad y desesperación que emiten al círculo magnético de la atmósfera, donde quedan grabadas y sumadas a todas las energías semejantes que ha emitido la humanidad a lo largo de millones de años. Todo eso forma un negro nubarrón que se descarga aquí y allí, pues – según la Ley- lo semejante atrae a lo semejante. Una de esas formas de descarga son las guerras que no cesan ni cesarán hasta que el conjunto de los seres humanos no hayamos hecho la paz con nuestros semejantes, “limpiando” así la crónica atmosférica y trayendo la paz a este mundo. Entre tanto, prevalecen las fuerzas contrarias. Así, el terrorismo económico y el militar  se han hecho crónicos en el Planeta. En la  gran mayoría de casos se trata de terrorismo de Estado contra sus minorías étnicas, o de  Estados  terroristas  disfrazados de liberales  y hasta de cristianos y defensores de los derechos humanos que aúnan  sus fuerzas contra un tercer  Estado igualmente intolerante disfrazado de otra ideología y otra religión. Esta es la política de agresión a gran escala que a menudo utilizamos las personas individualmente  para justificar nuestras agresiones mentales, psicológicas o físicas. Disfrazamos con argumentos nuestros ataques para acallar nuestra conciencia.

El disfraz, sin embargo,  no elimina el dolor que – de paso -uno se infringe a sí mismo cuando actúa  contra otro. Y en el caso de los gobiernos, su verborrea y apariencia  no suaviza siquiera los daños que siempre infringen a  la población civil. Y en la  población civil surgen a continuación nuevos brotes de violencia o terrorismo-respuesta  contra el propio Estado o contra un invasor, originando así una espiral de la violencia difícil de parar porque se van acumulando y entrelazando  de mil modos mucho odio, revanchismo, fanatismo, codicia, deseo de poder, orgullo, pobreza, incultura, ignorancia y desprecio finalmente de las leyes espirituales. Todas esas cargas explosivas se mezclan, se enfrentan  y retroalimentan: son los virus de  una verdadera   epidemia mundial.

¿Cómo atajar todo esto? Esto ya lo dijo Jesús el Cristo hace mucho: Poniéndonos en paz personalmente y con nuestros semejantes; perdonando y pidiendo perdón  y rechazando cada uno el ojo por ojo aplicando la Regla de Oro: Lo que quieras que te hagan a tí hazlo tú primero a otro”, o “No hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a tí”.

Viendo en qué consiste un ejército, no existe ni existirá nunca  un “ejército mundial de pacificadores”, sino estos que vemos: ejércitos de invasores  armados disfrazados de pacificadores. (¿A quién pretenderán engañar esas llamadas “misiones de paz” internacionales?)

Que nadie espere  una organización social ni un país que se libre de la pandemia de la falta de paz y de justicia  mientras las mayorías crean que eso pueden solucionarlo los gobiernos y las iglesias, se llamen como se llamen. Sin duda es preciso buscar la solución en otro sitio, y uno descubre  con el tiempo que el sitio no está fuera de uno mismo, sino que en el  interior de cada persona; que  los virus mentales de la agresión, el odio, el miedo, la ambición, la codicia, el deseo de poder, y semejantes – que son formas del egocentrismo que envenena las relaciones humanas y sociales-  se neutralizan  desarrollando la conciencia con los elementos contrarios: perdón, bondad, altruismo, compasión, solidaridad, cooperación, sentimientos de justicia y hermandad, y otros de esta índole  cuya fuerza- si se comparte  por muchos -es la única capaz de cambiar positivamente nuestra convivencia y  hasta el campo magnético del Planeta, subiendo su vibración y  haciéndolo así  de materia más sutil y evolucionada. ¿O acaso es posible otra solución? La Historia de nuestra humanidad hasta hoy mismo muestra claramente que no. ¿Entonces?…

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario