Sociopolítica

Por una Cuba libre del santoral revolucionario

Empecemos dando las gracias a Mario J. Viera por tomarse la molestia de interesarse en un reciente trabajo divulgado en este portal. Reza un proverbio castellano “Dime de lo que presumes y te diré lo que te falta”. A su sentida respuesta publicada aquí, podría aplicársele perfectamente este inexorable axioma, sin caer en los demasiados excesos a que nos acostumbran los lugares comunes. El tema de la Nación y la Patria no es privativo de la dictadura castrista y lo prueba con brío el señor Viera. Sin embargo los extremos se tocan siempre. ¿Es necesario recordarle que la Patria es de todos, incluyendo a los traidores?

cuba espLas metáforas no explican la realidad pero ayudan a comprenderla mejor. La combinación de dos adjetivos opuestos, generan en poesía el momento mágico del oxímoron, o por el contrario, si los conceptos no tienen que ver, la sensación de artificio. Es lo que ocurre con la combinación “integrismo desfasado”, absurda cuando se sabe que un integrista no puede ir separado de su contexto ideológico, que es para él un escenario inmutable.

Autonomía Concertada para Cuba no es una idea original, la imaginó en 2008 José Ramón Morales, un pintor cubano radicado en Miami desde su blog Cuba española. Su propuesta fue duramente atacada en aquel entonces por el periodismo y los historiadores oficiales con los mismos argumentos esgrimidos hoy por un periodista “independiente” residente en Cuba. Ninguno de los críticos de antes ni de ahora, ha reparado en que es un derecho inalienable del ser humano, tener ideas y hasta creencias, sin que venga nadie a discutirlas, mucho menos en nombre de la fidelidad a la patria. A la única salida que lleva ese escabroso camino es al del Paredón de La Cabaña. Todos los que se adentraron por esa senda, terminaron ejecutando a sus oponentes en el mismo sitio, los Capitanes Generales primero y Fidel Castro después.

Sustentar que el acceso a la discusión pública sólo puede estar autorizado a quienes defienden la historia oficial, equivale a sostener la misma línea política de Fidel Castro cuando clamara bajo los aplausos de muchos actuales exiliados “Con la revolución, todo; fuera de la revolución, nada”. Los adjetivos con los que el periodista manifiesta en su alegato su desprecio por una idea que no comprende (autonomía y anexión son dos conceptos contrapuestos) y por último, su adhesión intransigente a la línea política oficial, se parece más a una declaración de principios que a verdaderos deseos de contender con las ideas. En otras palabras, Mario J. Viera le “sale al paso” (para utilizar una siniestra expresión popular) a una “desviación ideológica” que no podría tolerar ningún “patriota” en su sano juicio sin levantar un machete.

No son “cuatro gatos” los que sugieren que Cuba estaría mejor arrimada a otra bandera sin dejar de tener la suya propia, lo demuestra con creces la historia misma de estos últimos 150 años; pero si esas evidencias pasadas no bastaran, añadiéndose argumentos económicos y geopolíticos actuales se llegaría sin mucha dificultad exactamente a las mismas conclusiones. De nada vale a aferrarse a una quimera. Las opciones de hoy se parecen extrañamente a las mismas de ayer: vivir bajo el amparo de una entidad política más grande o… el caos.

Discutir sobre puntos de vista también es un ejercicio estéril. Los principios, sean estos religiosos, éticos o nacionalistas son los responsables de las guerras, de las revoluciones y otros males que han corrompido la paz y la prosperidad de las naciones. Nunca se desarrollaron más los estados europeos que cuando imperó la primera globalización iniciada por el imperio británico en nombre de la libertad del comercio, la única idea capaz de poner a todos los hombres de acuerdo según D. Ricardo.

Cuba no era una excepción, su prosperidad se debió a la libertad de comercio imaginada por el conde de Villanueva a finales del siglo XVIII. Un sistema que hasta la creación del primer Banco Estatal y la puesta en circulación de la moneda fiduciaria, fue envidiado hasta por los propios Estados Unidos. Fueron las medidas centralizadoras y reguladoras de la Metrópoli las que iniciaron la decadencia económica de La Habana, agravada por la crisis económica de 1867, desencadenada por la anterior manipulación de la moneda. La guerra civil de independencia desatada al año siguiente, no hizo más que agravar una situación ya existente.

Una Cuba realmente democrática debería comenzar por quitarse de encima el santoral revolucionario, separando para siempre la Historia de la Política. Sólo con bases sanas podrían concretarse primero los ideales de la unidad hispanoamericana y después, como consecuencia lógica, el de un territorio nacional donde todos los cubanos puedan hablarse sin exclusiones posibles.

Revisar la Historia no es peligroso porque los hechos pasados son incontrovertibles. In fine, resulta insignificante dilucidar, por ejemplo, si las naciones latinoamericanas son causa o consecuencia de las Guerras de Independencia. A pesar de la ilusión que nos hacemos, la historia tampoco permite predecir el futuro, sino juzgar mejor el presente. Hoy, a pesar de la valoración que puedan hacer los historiadores de las “causas primeras”, las naciones hispanoamericanas desunidas y débiles frente a los Estados Unidos (pero también Brasil) son una realidad que nadie en su sano juicio negaría. Y ese es el problema que ha de encararse prioritariamente y no el de sostener a toda costa un discurso oficial nacionalista, que sólo conduce donde se aplica (siempre con el acuerdo y consentimiento de la élites pensantes, creadoras de opinión) a la usurpación de la riqueza nacional por grupos privilegiados y al surgimiento de Castros y de Chávez para perpetuar, por la fuerza, el mayor tiempo posible ese delito.

Con España y Europa, Cuba sería mucho más fuerte y próspera que navegando sola bajo el imperio de ladrones o de nuevos iluminados ¿Qué duda cabe?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario