Ciencia

TDAH: Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

El TDAH es el trastorno psiquiátrico de mayor prevalencia en la infancia

“El TDAH causa problemas personales, académicos y sociales”

El fracaso escolar está muy asociado al TDAH

tdahEl TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) se caracteriza por una gran distracción, respuestas impulsivas o poco reflexivas y exceso de actividad motora. Estas son, según Javier Cabanyes, especialista en neurología, doctor en medicina-cirugía y director del curso de experto en TDAH en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR, las manifestaciones típicas que revelan un bajo autocontrol. El doctor Cabanyes señala que es importante tener presente que no siempre se dan las tres manifestaciones mencionadas y su intensidad depende de cada persona.

Este síndrome es el trastorno psiquiátrico de mayor prevalencia en la infancia,  “el porcentaje que se estima es del 3 al 5 por ciento”, apunta el doctor Cabanyes.

La edad promedio en la que se pueden manifestar los primeros síntomas está entre los 5 y 6 años, pero hay casos en los que puede surgir antes, sobre los 3 o 4 años y hay otros casos más tardíos que no se identifican hasta los 10 0 12 años. Según el director del curso de experto en TDAH de UNIR, “los motivos son las diferencias en la intensidad de los síntomas y la influencia del contexto en potenciar o compensar estas manifestaciones. La detección en casa y en el colegio se logra sospechando el problema ante un niño o niña que le cuesta permanecer quieto, no es capaz de centrarse en las tareas que requieren más atención, responde impulsivamente, tiene bajos resultados académicos y, sobre todo, cuando se identifica una desproporción entre el esfuerzo que realiza y lo que logra o una gran fluctuación en los resultados.”

¿Se pueden confundir los síntomas del TDAH con el comportamiento de un niño inquieto, activo o movido?

Según el doctor Cabanyes, “lo primero es descartar que existan factores ambientales que promuevan ese tipo de comportamientos: ausencia de límites educativos, contextos socioculturales poco estructurados, sobrestimulación

ambiental, conflictividad socio familiar, etc. Sin embargo, la presencia de estos factores no excluye el TDAH sino que lo acentúa o problematiza más.”

Es un tema muy debatido, pero en opinión de Javier Cabanyes, la cuestión no está en si tiene o no una enfermedad o si esto es por su forma de ser o es una alteración. La cuestión es si está teniendo problemas o se los está causando a los demás y el grado de ayuda que necesita. Desde esta perspectiva, el TDAH es una forma de ser que causa problemas (personales y en el entorno) y que reclama una ayuda porque con lo que él o ella hace y lo que hace su entorno, no se consiguen resolver, se están teniendo más o se prevén complicaciones de futuro.”

Las farmacoterapias empleadas para estos pacientes, a pesar de su contrastada eficacia y seguridad han sido cuestionadas por el riesgo de problemas cardiovasculares y sus consecuencias a largo plazo. En palabras del doctor Cabanyes, “como todo en el ámbito de la salud, se ponderan los pros y contras, los beneficios y los posibles perjuicios. En este caso, si el diagnóstico es correcto, no hay problemas asociados que lo contraindiquen y si se hace un buen control y seguimiento, la medicación es segura, los riegos a largo plazo son mínimos y los beneficios son grandes.”

Tal y como apunta el doctor Cabanyes, “el TDAH es una enfermedad en la medida que causa problemas personales, académicos o sociales, y los recursos habituales no son suficientes para resolverlos. Por tanto, ni me parece que sea una enfermedad ficticia ni que todo niño “movido y distraído” tenga un TDAH.” Además, Cabanyes piensa que el TDAH es un trastorno mientras requiera ayudas extras (farmacológicas, psicológicas o pedagógicas) para no tener problemas, e insiste en que deja de ser un trastorno cuando ha adquirido los recursos propios para evitar problemas.

El fracaso escolar está muy asociado al TDAH, el doctor Cabanyes destaca que es un claro riesgo del TDAH pero ni está presente en todos ni es su única causa. Con respecto al acoso escolar, la relación no es tan frecuente ni directa pero existe una asociación. “En el TDAH, el tratamiento es siempre muldisciplinario, multimodal y personalizado; lo que quiere decir que se aborda desde las diferentes expectativas, con los diversos recursos disponibles en función de las necesidades de cada uno”, afirma el director del curso de experto en TDAH de UNIR.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario