Sociopolítica

La prescripción de los delitos de la Casta

J.J.Rousseau dice en su “Contrato social”:  Estudio, entre lo que el derecho permite y lo que el interés prescribe. Si me preguntaran si soy legislador para escribir sobre política, contestaría que no, y que precisamente por ello lo hago. Siendo ciudadano de un Estado Libre y miembro del Poder Soberano, por débil que pueda ser la influencia de mi voz, el derecho que tengo al emitir mi voto me es suficiente para imponerme el deber de ilustrarme sobre lo que hacen los políticos.

justicia. impunidadEn la Ley islámica, Ala dice: “Cortarás la mano que ha ofendido la propiedad de otros”….

En el caso de personas acusadas por apropiación indebida de caudales públicos, quien comete semejante ofensa, lo hace contra todo un Pueblo Soberano, que deberá sufrir las consecuencias de tales actos, viendo disminuir su derecho a pensiones, a la salud y a la Educación y, por tanto, los legisladores cometieron falta con alevosía en el momento que incluyeron la prescripción de semejante delito, puesto que en muchos casos, el daños perdura sobre el tiempo señalado para la prescripción.

Prescripción es la palabra comodín para expresar los delitos “de cuello blanco”, o de aquellos cometidos por nuestros mandatarios políticos, cuando aprovechan el cargo para la apropiación indebida. Pero, ¿sabemos realmente lo que es la prescripción de un delito? La gente parece entender que es una fecha que, una vez llegada, deja los delitos impunes. Y, en pocas palabras, es así.

En 1990, en el llamado caso Naseiro, las escuchas telefónicas se habían ordenado para investigar únicamente el caso de narcotráfico y, por tanto, su utilización en el presunto delito de financiación ilegal del PP no gozaba de supervisión judicial. El tribunal ordenó la posterior destrucción de las cintas inculpatorias con las conversaciones de los implicados.

En estos momentos nos encontramos ante dos casos, que aunque diferentes, son la vergüenza de todos los españoles de bien: el caso Barcenas y los ERE andaluces… Ya se habla de la prescripción. Dentro de los ERE,s, la investigación del caso Mercasevilla ha sufrido las primeras prescripciones, que afectan a dos hermanos de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto a otros cuatro empresarios de la construcción que pujaron por el concurso público de suelos que la juez Alaya considera “fraudulento”.

Mi pregunta es la siguiente: ¿debe persistir la culpa aunque prescriba la causa? ¿Debemos seguir permitiendo que quienes se beneficiaron de regalos, coches, bodas, comuniones y sobres se mofen de los contribuyentes, mientras sufrimos las consecuencias de semejantes desmanes? La respuesta la tiene el Pueblo Soberano, a la hora de delegar su Soberanía en personajes que no solo deben ser honestos, además deben parecerlo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario