Sociopolítica

Fariseos de la doctrina Parot

La anulación de la doctrina Parot por decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos  no solamente ha indignado a “los patriotas de toda la vida” sino también a todos los españoles que siempre se han solidarizado con las víctimas del terrorismo y han condenado los asesinatos perpetrados por la gente de ETA. Esos “patriotas de toda la vida” son los que aplaudieron las acciones del GAL contra los terroristas y luego se manifestaron contra los GAL como sus más severos enemigos. Estos “patriotas”, que en realidad son “patriotas de opereta” suelen tener estas reacciones tan incoherentes como incomprensibles.

A raíz de esta decisión del TEDH estos “patriotas”, no sé por qué motivo, pues nadie ha criticado al Gobierno actual,  ha vuelto a las andadas y están culpando a Zapatero de una decisión que es única y exclusiva de los 17 magistrados, pertenecientes a distintos países de Europa, que componen el tribunal que ha dictaminado la suspensión de la doctrina Parot.

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy. Foto: European People’s Party – EPP

FAES, la fundación presidida por el expresidente José María Aznar, el que “nunca negoció” con ETA sino con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco -gracias a Aznar los españoles pudimos tener conocimiento de que ETA también se llamaba así- ha arremetido duramente contra Zapatero y se ha manifestado en el sentido de que todo esto es consecuencia de las negociaciones en el  proceso de paz llevado a cabo entre el Gobierno socialista y ETA entre los que se encontraba, según FAES, la suspensión de la doctrina Parot. Ni al tonto del pueblo se le puede ocurrir semejante disparate pues decir esto es tanto como decir que el TEDH ha asumido el “acuerdo”, según la gente de Aznar, entre el Gobierno de Zapatero y los etarras. Algo que no tiene pies ni cabeza.

Los “patriotas” esos que “no querían” al GAL, en realidad ningún español de bien lo aceptaba, han introducido en el Código Penal la cadena perpetua revisable, eso lo han hecho hace cuatro días, lo ha llevado a efecto el actual Gobierno de Rajoy, y ante esto cabe preguntarse que porqué no lo hicieron en las ocho años (1996-2004) que Aznar estuvo al frente del Ejecutivo español lo  han hecho ahora cuando ETA lleva más de dos años sin matar y que la sensación que tienen la mayoría de los españoles es que ya no lo va a volver a hacer gracias  a los buenos oficios del Gobierno de Zapatero, si lo hubieran hecho entonces a más de un etarra se le podría haber aplicado esta condena, pero no, lo han hecho cuando ETA está prácticamente inactiva, se puede decir que han descubierto la vacuna cuando lo enfermedad ha desaparecido, además lo de “revisable” es dejar una puerta abierta por el que más de uno podría no cumplir la perpetuidad de la condena. Como solemos decir: “Hecha la ley, hecha la trampa”. Quieren ser “duros” pero sin apretar demasiado. Puro fariseísmo. O las cosas se hacen como se deben de hacer, sin dejar resquicio alguno o con la “cadena perpetua revisable” puede ocurrió lo mismo que ha sucedido ahora con la doctrina Parot. Que no vengan ahora con reproches y cargando las tintas sobre los socialistas. Lo ocurrido no es más que una consecuencia de que, según el TEDH, la doctrina Parot, aunque no nos guste y no lo aceptemos la ley dice que no se ajusta de derecho, que es ilegal y las leyes hay que aceptarlas y modificarlas sino sirven para aquellos fines para los cuales se han creado. La cadena perpetua revisable existe en Francia, Reino Unido, Alemania, Holanda e Italia y consiste en pena de prisión perpetua que, pasados unos años -el plazo es distinto en cada país- es revisada: Si el preso tiene pronóstico favorable de reinserción puede acceder a la libertad, si no, sigue en la cárcel. O sea que cualquiera de los delincuentes peligrosos que se van a ver en libertad por la anulación de la doctrina Parot, solo con poner “cara de buenos” y “mostrar que pueden ser reinsertables” se pueden ver libres en el plazo que la ley  manifieste.

Toda esta sarta de acusaciones contra el Gobierno de Zapatero entra dentro del deseo de revancha o de venganza de que ETA renunciara a seguir asesinando gracias a la eficaz gestión de ese Gobierno en materia antiterrorista, como así lo han reconocido la inmensa mayoría de los españoles. La realidad es que se trata de una actitud miserable, ruin y de un deseo de venganza enfermizo propio de esos que dicen ser “más patriotas” que el resto de españoles y que no toleran que los demás hagan posible lo que ellos no fueron capaces de hacer: Acabar con las tropelías de ETA.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario