La monomanía de El Mundo sobre el 11-M

0
70

“…La Policía rodea a varios miembros del comando terrorista en un piso de Leganés (Madrid). Los terroristas se suicidan…” Así lo cuenta El Mundo recientemente, concretamente el miércoles 23.10.2013, en un artículo en el que se refiere al 11-M.

11-M Memorial. Atocha Station. Madrid, Spain.
11-M Memorial. Atocha Station. Madrid, Spain. Foto: felipe_gabaldon

Esta tajante aseveración del periódico que dirige Pedro J. Ramírez convierte en absurda y mentecata la machacona cantinela de dicho diario que trata de presentar a Jamal Zougam como único autor material de los atentados condenado. “¡Es la inmolación, estúpido!”, le espeté a uno en una ocasión que trató de “venderme la misma vieja y cascada moto” de que sólo había un “único condenado como autor material del 11-M”. “Los terroristas se suicidan…”, dice El Mundo. ¡Pues claro!… ¿cómo entonces los iban a poder juzgar y condenar si prefirieron suicidarse antes de ser cogidos vivos?

Efectivamente, “En la sentencia de instancia se describe la existencia de un grupo organizado de carácter terrorista integrado por las personas que provocan la explosión y pierden la vida en el piso de Leganés, o al menos por parte de ellas. No se establece una atribución individualizada de responsabilidad penal a cada uno de ellos, pues se extinguió con su muerte, lo que determinó, consecuentemente, que no fueran juzgados y que sobre su conducta no se practicaran pruebas de cargo ni de descargo. No obstante, del cúmulo de datos manejados en la resolución aquí impugnada resulta que, al menos algunas de las personas que perdieron la vida en la explosión del piso de Leganés, constituían un grupo organizado, y habían intervenido en la ejecución de los actos terroristas del día 11 de marzo de 2004. La procedencia de la dinamita; la relación de alguno de los fallecidos con los proveedores de aquélla; los datos relativos a la obtención y a la ocultación de los explosivos; los elementos que se refieren a la confección de los artefactos; y, especialmente, los objetos encontrados en el desescombro del piso de Leganés tras la explosión provocada por sus ocupantes demuestran la vinculación de ese grupo con los atentados del día 11 de marzo.

La dependencia ideológica respecto de los postulados defendidos por Al Qaeda resulta asimismo del contenido de las reivindicaciones de la autoría de los actos terroristas y del resto del material incautado. Sin embargo, no aparece relación alguna de carácter jerárquico con otros grupos o con otros dirigentes de esa organización, lo que permite establecer que la célula que operaba en Madrid no dependía jerárquicamente de otra. (…)

La gravedad de los hechos ejecutados por este grupo organizado y por quienes han cooperado con ellos resulta sin dificultad alguna del relato de hechos de la sentencia de la Audiencia Nacional. Asimismo, de la gravedad de esos hechos se deduce la extrema peligrosidad de quienes se han integrado en ese grupo, y también la de quienes le han prestado su colaboración conociendo a sus integrantes y sus ideas extremadamente radicales. Se trata de datos que tendrán su repercusión en el momento de valorar, en cada caso, la corrección de la individualización de las penas impuestas por el tribunal de instancia”. Leer más en Espaldarazo a la sentencia del 11-M

“Los siete presuntos terroristas que se suicidaron en Leganés constituían el núcleo central del comando que perpetró el 11-M. Antes de hacer explosionar la vivienda en la que llevaban horas cercados por la Policía, llamaron por teléfono móvil a Londres a su supuesto líder espiritual, el jordano Abu Qutada, para que autorizara el suicidio colectivo, según constató la Policía tras el análisis de las llamadas efectuadas por los terroristas”. Leer más en El suicidio colectivo en el piso de Leganés evitó otros atentados del grupo que perpetró el 11-M

Por tanto, resulta incongruente que El Mundo persista en la monomanía que mantiene con el 11-M cuando un revelador propio documento suyo escrito en elmundo.es, LOS SUICIDAS DE LEGANÉS, describe de forma categórica y muy a las claras la trayectoria y actuación de los terroristas islamistas que idearon, prepararon y ejecutaron los atentados en los trenes de cercanías de Madrid el once de marzo de dos mil cuatro. Sólo le veo una explicación a este renuente despropósito de El Mundo, mejor dicho dos: que no decaiga más la moral de la conspiranoia… y que no decaigan las ventas del periódico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here