Sociopolítica

No callar más el maltrato

Un golpe, duele. Un mal golpe, te puede quitar la vida. Pero, las palabras, se pueden quedar en tu interior durante toda tu existencia.

Menores cambian de centro escolar, por ser maltratados. Otros, se quitan la vida, porque no pueden seguir soportando tanta violencia. Pero otros, aguantan, callan por el pánico y la indefensión de estar amenazados.

Mucho se ha hablado del acoso escolar, maltrato psicológico o bullying.

bullyingEste maltrato tiene que ver con discapacidades, defectos, problemas de salud, no responder a los cánones de belleza impuestos por la sociedad, problemas económicos… Pero sea el motivo que sea, la persona que lo sufre no se atreve a hablarlo con nadie, porque piensa que se lo merece por sus circunstancias. Y ahí está el problema. Las personas maltratadas deben hablar y demostrar más fuerza que sus maltratadores. Nadie lo merece.

Callar es la peor respuesta, porque cada insulto, humillación, ridiculización te marca durante toda tu vida, y deja un trauma que no puede paliar ni el mejor antidepresivo del mercado.

Todo comienza de forma simple. Al principio en la guardería, los niños se muerden. Más adelante, en Infantil, la maestra te aisla, por tener heridas en la piel, sin molestarse en saber qué es psoriasis y simplemente, te aisla de los demás en el aula.

Más adelante, se van sucediendo insultos, pero no son tan ofensivos los simples: fea, gorda, gafotas… Como otros del tipo: ¡estás tan gorda, que hasta el avión se caería si te montas!, ¡estas tan gorda, que cuando te mueras no van a poder con tu caja!, o ¿quién se va a fijar en ti con lo fea y gorda que eres?

Hacer gimnasia y oír: ¡gorda coge la pelota!, ¡subnormal vete para allá y coge el balón!, no vales para nada.

Ofensas del tipo: “lo tuyo no es psoriasis, es la sarna”.

Calumnias/injurias como: has aprobado por acostarte con el profesor.

Así un año, y otro, y otro, y unos doce, callando.

Te sientes débil, indefensa, con pánico, temes por tu vida, pero sigues en silencio.

¿Qué vas hacer? Mañana estarán peor, no puedes cambiarte de centro, porque no hay más en tu pueblo. Tus padres no tienen recursos para poder transportarte a otra localidad.

Intentas hablar. Cuentas un poco, pero algunos familiares intentan quitar importancia diciendo: eso es mentira. Siempre se meten con todos siendo adolescentes.Tu solo quieres protagonismo…Tras la puerta, estás tu sola, en medio de aquellos monstruos.

Algunos maestros te ven sufrir en Primaria, luego otros, en Secundaria. No hacen nada por ayudarte. ¿Esos son educadores? Solo son funcionarios que cobran a fin de mes y no les interesa más. Solo una persona escribe un documento para intentar cambiarte de centro, pero los trámites burocráticos y la imposibilidad de cambio de centro, te obligan a seguir en esas circunstancias.

Sigues llevando en la frente el cartel de: no vales para nada, no mereces nada, no eres nada. Y cada día te humillan y ridiculizan en las clases y en el patio.

Te sientes un trapo, un escobón, la suela de un zapato.

La autoestima está ausente en tu vida.

Nunca te has podido respetar, ni mirar al espejo.

Y cuando tocan la figura de tu padre, mientras padece un tumor maligno en la boca, que lo está consumiendo por dentro y por fuera, algo te hierve y gritas a todos. Pero, no dejan de escupir veneno y gritarte loca, tras los ataques de ansiedad. Y oyes: “tu padre con cáncer ya mismo se muere, como no tiene dinero, mira Rocío Jurado, como se puede ir a Houston y operarse”. O bien: “a ver si tu padre se muere ya y te deja la herencia, si tiene”.

Y esto es un resumen de unos doce años de sufrimiento, en un pueblo de mentalidad cerrada, donde no se puede hablar por la calle por miedo al qué dirán.

Si sufres acoso, maltrato, sea del tipo que sea, no te calles. Nadie tiene derecho a tratarte de forma violenta.

Aquella gorda gafotas, que no valía para nada, es hoy Licenciada en Comunicación Audiovisual y Máster en Cinematografía. Tras 7 años estudiando en la ciudad, se siente persona.

Ahora ha hablado, pero por desgracia, los delitos prescriben.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario