Sociopolítica

El Rey caído

Con dos jugosos comentarios de la periodista Natalia Junquera sobre la operación del Rey, he quedado hondamente sorprendido:

-¿Está el doctor Cabanela?

– No, no está.

-¿Eres su hijo?

-No, soy su mujer.

– …

-Yo soy el Rey.

Ella tiene la voz grave –explicó el doctor ante un café en EL PAÍS poco antes de coger el avión para regresar a Rechester (Minessota) (EE.UU).- Cuando llegué a casa, diez minutos más tarde, la encontré nerviosísima. Se levantaba y se sentaba en el sofá y me dijo: ¡Creo que te ha llamado el Rey y yo pensé que era una broma y he estado a punto de decirle que yo era la reina!

rey del ajedrez

Foto: Eldar_

Y la segunda sorpresa mía fue cuando el doctor Cabanela contaba riendo las bromas que el Rey don Juan Carlos gastaba a los médicos antes de su última operación. “Cabanela, una vez más refiriéndose al Rey el día antes de la operación apuntó: “Me dijo, muerto de risa: ‘mira lo que les he hecho a estos’ y me contó que se había cubierto la frente con manchas de betadine, se había puesto un esparadrapo en la nariz, se había vendado  la muñeca y había ido a ver al médico de la Zarzuela para decirle que se había caído. Los médicos consternados hasta que el Rey, claro, rompió a reír”.

¿Qué, que el Rey se había caído? ¡El Rey caído! Más bien diría yo que nuestro Monarca lo que tiene es la travesura y la alegría de un preadolescente. Pues pocas personas conozco -ya con su edad- que, en vísperas de pasar por el quirófano, donde le espera una morrocotuda operación de caderas, cuya gravedad deja entrever riesgos importantes,  solo caben tres cosas: que el nuestro es un Rey muy valiente; que, con todo el respeto, es un irresponsable para consigo mismo; o que, para ocultar su miedo, opta por poner en práctica esas travesuras juveniles. De lo contrario, no ya por la edad sino porque no se debe ir por un hospital asustando a los médicos, y menos el propio Rey en persona. Cierto que más vale, cuando uno va a pasar por una situación así, el humor, el fresco humor efervescente supera la oscura tristeza.

Ya ha pasado, en breve le darán el alta, y los monárquicos estarán (lo estamos todos) felices. Algo que será siempre muchísimo mejor que aplicarle esta irónica frase: “Aunque los reyes obren bien, se hablará mal de ellos”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario