Sociopolítica

La fama va de Infanta

Hace un par de días hablaba con una joven amiga, sobre la situación de nuestro país. Sus manifestaciones fueron bien claras:

Mira Manuel, me importa un pepino si  la Infanta baja la rampa de los juzgados de Palma a pie, en coche o en bicicleta. Que le conteste al Juez con evasivas (como hacen todas y todos) que diga que su marido es quien llevaba los negocios de la familia (como hacen todas, incluida una Ministra del Gobierno de España). Lo que me importa en realidad, es que la Justicia haya imputado a Jueces y magistrados por hacer su trabajo y dejar en la calle presuntos corruptos que han arruinado el país, que ha soliviantado a la UE que ha debido intervenir, y que toda la oposición junta no haya sido capaz de presentar una propuesta de Ley para blindar la justicia que sea verdaderamente independiente del poder político y los Jueces honrados puedan realizar bien su trabajo.

Debo decir que bien pensado, tiene toda la razón: A mí me preocupa, mucho más, que nuestros jóvenes talentos y demás trabajadores  se vean obligados a emigrar. Soy muy sensible en este tema, porque lo he vivido. Yo, como ellos, tuve  que salir de mi tierra, dejar a mis familiares, a mis amigos, mis raíces, alejándome de las cosas que amo como la presencia de mis hijos… Y que esa juventud se haya repartido por una Europa  que la Ministra afirmó que era ‘como nuestra casa’, que solo era ‘movilidad laboral’…  Ahora Bélgica nos los  está devolviendo…  A nuestro país, con casi 6 millones de parados, buena parte de ellos sin prestaciones sociales, con miedo a que muy pronto en el resto de Europa (Suiza aprueba la Ley de limitación de la Emigración) se muestren tan inseguros como en esa Bélgica insolidaria. Esas son las cosas que en verdad importan.

No quiero perder mi tiempo y mis energías en distractivos políticos que me alejen de la realidad social que vive nuestro país. No puedo criticar lo que diga una persona imputada, simplemente porque nuestras leyes consienten incluso que se utilice  el engaño como defensa del acusado. Sí que puedo preocuparme porque haya condenados por corrupción que no terminan de ingresar en prisión, porque esperan tranquilamente en sus casa el indulto del Gobierno, y que la oposición en su conjunto no presente propuestas de Ley para reformar una norma de 1800. Eso sí que me preocupa.

Me preocupan mucho más los millones de familias con todos sus miembros sin empleo y demasiados sin ninguna prestación social,o los millones de niños sin un mendrugo de pan para su desayuno. Eso me importa de verdad. Lo demás son distractivos políticos para los programas televisivos, a ver, quien dice más barbaridades  sobre el tema, para terminar haciéndose famoso.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario