Sociopolítica

Medida profiláctica recomendable

Cualquier diccionario indica, en terminología higiénica, que profilaxis es la manera de prevenir o tomar medidas para evitar una enfermedad. Si generalizamos, las acciones encaminadas a detener el deterioro físico, aun espiritual, pudieran considerarse profilácticas.

Desde hace tiempo se evalúa la salud como un equilibrio establecido entre cuerpo y mente. Los clásicos ya apuntaban ese objetivo cuando encarecían aquel apotegma: “mens sana in corpore sano”. Hoy se evoca la antigua sugerencia (ganando adeptos) pero de forma incompleta; así lo creo, al menos. Caminante diario por el espectacular Paseo Marítimo valenciano, veo multitud de jóvenes -chicas y chicos- correteando incansables. Eso que los modernos llaman “jogging” aunque el anglicismo no añada ningún incentivo a nuestro humilde vocablo. Mi anterior actividad docente, asimismo, me lleva a la conclusión de que sus cabezas, en gran medida, distan mucho de acumular un ápice de ejercicio oportuno. Tal retraimiento mental estaba previsto por la LOGSE dentro de un vasto proyecto de ingeniería social. ¿Exagerado? ¿Por qué estamos donde estamos? ¿Caos? ¿Azar? Razonen.

Un país lleno de políticos corruptos... Foto: gaelx via <a

Un país lleno de políticos corruptos… Foto: gaelx via <a

No aguanto a los políticos convertidos en histriónicos farsantes…

A lo largo de los diversos acontecimientos patrios, siempre he sido un fiel -casi temerario- consumidor de la “madre de todos los debates”: el del estado de la Nación. Sin pestañear, y con oídos prestos a distintas inflexiones, pasaba horas enteras ante el televisor. Me exigía a mí mismo un esfuerzo parejo al del hermeneuta para apreciar si las intervenciones (harto aparentes, fronterizas con lo ininteligible) desplegaban un sentido literal o alegórico. Tal vez místico. Fundidas las meninges, concluía abrumado, perplejo; con irrisoria posibilidad de percepción ni respuesta. Acababa exhausto y vacio moralmente. Así, año tras año; contumaz. Tanto ofuscamiento sin advertir provecho alguno, más bien apreciar mengua psíquica, hacía sentirme fácil presa de una adicción nociva. Poco a poco, diseccionando análisis, promesas e invectivas, según los casos, fui adquiriendo conciencia de que aquella representación implicaba acuerdo previo, pacto furtivo.

Siento opinar -no por el afecto sino por el cotejo- que estos debates sirven a unos y otros de resonancia. A los oradores (adalides del simulo oprobioso) les importa un bledo el ciudadano, incluso su firme votante. Viven de la encuesta y a ella se deben. Si ganan pulverizan al rival; pero también ahogan, en sus propias filas, cualquier sensibilidad desafecta. “Quién se mueva no sale en la foto” encierra un principio de actuación política más que una velada -o no tanto- amenaza. Nunca mejor dicho, triunfa el silencio de los corderos. Pese a mi escepticismo natural, quizás por ello, iba concediendo márgenes a la duda, oportunidades para que prebostes adscritos a diferentes siglas -que no ideologías globalizadas cual economía inspiradora- recurriesen a la ética o al cargo de conciencia. Vano intento, innecesaria tardanza. El individuo, guiado por la codicia, convertido en mostrenco, es aquel animal (con mayúscula) que tropieza dos y más veces en la misma piedra.

Semejante escenario me condujo a despreciar por vez primera todo lo concerniente al debate. Me aburre, me cansa, la inconsistencia. No aguanto a los políticos convertidos en histriónicos farsantes, protagonistas inmorales del tocomocho. Más allá de una imagen solemne, emerge la mejor colección de hipócritas vividores. Comprendo las dificultades que atosigan al ciudadano común para desentrañar la falacia, mediocridad y egoísmo, ocultos bajo cada disfraz. Parlotean sin tregua. Pretenden impedir que la farsa tenga asideros temporales. Constituye el mejor método para entorpecer cualquier análisis riguroso. Ajetreo y lucubración son términos antitéticos. Trajín y predominio escénico provocan una pantomima monstruosa.

De un tiempo acá voy adoptando la decisión de ignorar a los políticos, sus ideas y opiniones. No me interesa escuchar cuentos chinos, banalidades, travestidos de declaraciones magistrales, compromisos marchitos o, tal vez, promesas fatuas. Ignoro un solo caso en que anuncio, verdad y culminación, planeen sobre la ejecutoria de quien acostumbramos a llamar hombre público. Siempre que un agradecido -o políticamente correcto- comunicador, tertuliano, quizás ad látere, se desgañita por convencernos de su necesario concurso democrático, traduzco tal mensaje como el incuestionable castigo de soportar un mal oneroso, inútil. Democracia, oscurantismo y delincuencia no tienen parangón.

Antes del veinticinco ya vislumbraba que Rajoy desmenuzaría un discurso en el que la visión arcangélica, paradisiaca, de España resultara tan artificial como los argumentos utilizados. Datos selectos, verdades a medias y ocultaciones sin par, merecerían un protagonismo asombroso. Rubalcaba -haciendo digna la impostura- abriría las heridas arraigadas, sangrantes, de los recortes en sanidad y educación. Completaría su enumeración el aumento del paro, ocaso de la clase media, pérdida de poder adquisitivo en trabajadores y pensionistas, etc. Cocinaría tan suculentos platos añadiendo calculadas dosis de condimento sabroso, demagógico pero efectivo, de poner en cuestión las libertades ciudadanas. Todo tácitamente pactado. Ninguno quiere sacrificar la gallina de los huevos de oro. Configura esa rotunda línea roja que no conviene trasponer. El resto, desangelados comparsas, desgranarían retóricas de fácil asimilación gregaria. También los humildes deben procurarse un futuro cálido.

Pero… ¿y los españoles? En la inopia. Los políticos lo saben mejor que nadie. Somos su razón y su excusa. Por ello se atreven a asegurarnos protección y amparo. No obstante, ¿quién nos guarda de nuestros protectores? Para superar el achaque he decidido -como medida profiláctica y en defensa propia- mandarlos metafóricamente a hacer puñetas. Quien quiera, que me siga.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario