Prolife (provida) – Prochoise (proelección): un dilema bioético

1
178

Prolife (provida) – Prochoise (proelección). Ambos movimientos idealistas han dedicado sus propósitos a dos objetivos: proponer el aborto para preservar al humano reproductor, y evitar a toda costa el aborto y el proceso legal que conlleva al homicidio y el peligro que corre quien procrea la nueva vida.

“PROLIFE” (provida) es una corriente de pensamiento, un movimiento activista que sostiene la defensa del derecho a la vida. Manifiesta su compromiso de brindar apoyo, protección y cuidados a toda mujer que presente un embarazo no deseado, para que pueda continuar con su embarazo.

La vida humana comienza desde el momento de la concepción, de modo que el cigoto, el embrión y el feto se consideran como individuos vivientes. Por esta razón, este movimiento suele oponerse a prácticas como la eutanasia, la clonación humana, las investigaciones con células madre embrionarias y, particularmente, al aborto inducido.

“PROCHOISE” (proelección) hace hincapié en que el hecho de tener un niño es una elección personal que afecta al cuerpo de la mujer y la salud personal. La opinión de la “pro-elección” es que un bebé carece de derechos humanos dentro del vientre de la madre. Estas personas avisan sobre las consecuencias de la ilegalidad del aborto, y exponen la necesidad de una legislación seria basada en la realidad, la racionalidad y el fundamento científico.

17 de octubre, 2009 en Justicia, Madrid, Comunidad de Madrid, España Foto: losmininos

Dilemas éticos del inicio de la vida

Las circunstancias de la concepción de un hijo pueden ser muy variadas. Desde un acto de amor puro, hasta el resultado de un hecho traumático y violento; pero pese a esto, aquella nueva vida que se formó no puede ni debe verse truncada en su existencia. Desde que se toma conciencia del embarazo, la vida debe ser respetada y valorada, tal como la de un ser humano independiente y desarrollado, pues esta vida que está ya creada encierra en si misma toda la dignidad del ser humano adulto, por lo que debe ser respetada y protegida en cualquier circunstancia.

Hay una falta de compromiso por parte de los gobiernos en el castigo a personas que cometan acciones que vayan en desmedro o destinadas a evitar el nacimiento de la vida humana en gestación. Los médicos, y en general los profesionales de la salud que ejercen prácticas abortivas ilegales, no reciben la condena meritoria para un asesino reincidente. Falta de políticas hacen que estos mal llamados profesionales queden sin castigo y continúen truncando vidas.

Tocando el tema del aborto: por él se entiende toda expulsión del feto, natural o provocada, en el período no viable de su vida intrauterino, es decir, cuando no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir. Si esa expulsión del feto se realiza en período viable, pero antes del término del embarazo, se denomina parto prematuro, tanto si el feto sobrevive como si muere. La tendencia mundial claramente se está orientando hacia la legalización del aborto en casos extremos, tales como malformaciones del feto, peligro de muerte de la madre, violación o incesto.

Tomando en cuenta nuestra función en la sociedad, debemos velar por la vida y por la calidad de vida. Por lo tanto, debemos cumplir con apoyar a las madres en la planificación familiar y orientarlas en las decisiones que sean en pro de su familia. La entrega de información debe ser siempre completa y nunca nuestras creencias deben influir en nuestras intervenciones, todo profesional de la salud tiene el deber y cuenta con la capacidad de velar por que la información que sea manejada por las familias sea verídica.

Y tu… ¿de qué lado estás?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here