Ciencia

Terapia genética frente a la leucemia

Nuevas esperanzas 

Frente a la quimioterapia aparece una nueva forma de combatir la leucemia: la terapia genética. El director del Centro Abramson de Trasplantes de Médula y Sangre en la Universidad de Pennsylvania, David Porter,asegura que el método empleado es seguro. En la mayoría de los casos, este método ha acabado con las células afectadas.

La técnica se basa en la modificación genética de las zonas perjudicadas para acabar con el cáncer y evitar que se expanda. Esta cura se llama fármaco vivo porque se realiza una vez y prolifera por sí solo. La manera de hacerlo varía en función de las características de las células afectadas. Se pueden extraer y modificarlas en el laboratorio hasta conseguir que el trasgén se haya integrado y funcione. Después se podrá inyectar en el paciente. Por el contrario, también se puede introducir ADN en el propio órgano dañado para realizar el proceso. En esta segunda opción no sería necesario extraer las células del cuerpo.

Aunar la investigación internacional en cáncer podría salvar vidas Flickr/TipsTimes

Aunar la investigación internacional en cáncer podría salvar vidasFlickr/TipsTimes

La introducción de la terapia genética es un avance muy beneficioso para la sociedad ya que la leucemia es una enfermedad bastante usual. Forma parte de los 10 cánceres más comunes. Se manifiesta en niños que parecen sanos y sus primeros síntomas son el cansancio, la falta de apetito y la fiebre. Su tratamiento, hasta ahora, es la quimioterapia en la que se emplean varios medicamentos para acabar con las células leucémicas. Consta de tres partes: una de inducción, otra de consolidación y otra de mantenimiento. Pero la quimioterapia podría sustituirse por la terapia genética, que resulta más factible ya que filtra la sangre para alterar los glóbulos blancos y luchar contra el cáncer.

Es una terapia que puede parecer cara ya que oscila entre los 25.000 y los 100.000 dólares. Si las farmacéuticas colaboran, el tratamiento sería más accesible. Con los avances, se podría estudiar el uso de esta técnica como cura para otras enfermedades distintas a la leucemia. Es una alternativa a la quimioterapia, lo que hace que el paciente evite una serie de efectos secundarios como son alteraciones en el sistema digestivo que provocan vómitos, diarreas y estreñimiento, alteraciones en las papilas gustativas, caída del cabello o problemas en la vista, entre otros muchas otras consecuencias negativas para la salud.  Además, la quimioterapia suele producir, en muchos pacientes, otros trastornos de carácter psicológico como son la depresión y la ansiedad.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario