¿Qué se puede esperar?

0
69

Hay veces que la realidad se vuelve tan tenebrosa que el pesimismo acaba contagiando el ánimo del más ingenuo optimista. Por mucho que te afanes por buscar alguna rendija de esperanza, sólo consigues encontrar tinieblas que cubren el presente y que amenazan con extender su negra espesura sobre el futuro. Entonces te preguntas qué se puede esperar si todo lo das prácticamente por perdido, cuando las certezas de ayer se volatizan cual humo a causa de los vientos que arrasan con todas las conquistas que daban cobijo a los desheredados y humildes.

corruptos en listas
Foto: Mataparda

Fueron muchos los signos que preconizaron esta derrota, señales desde todos los ámbitos que apuntaban a la actual situación, y no les hicimos caso. Confiamos en la solidez de lo construido y nos relajamos. Caímos en la dejadez para que nos convencieran que era necesario optar por la seguridad frente a la libertad si queríamos defender nuestra forma de vida, y transformamos el Estado de Derecho en uno policial.

Consentimos muchas mentiras y miramos hacia otro lado en los abusos y la corrupción, sin exigir responsabilidades, antes al contrario, premiando a los listillos para que siguieran gozando de impunidad en los puestos donde los aupábamos. Fuimos retrocediendo en derechos, bienestar y servicios en aras de una economía de cuyo desequilibrio no éramos responsables para que los culpables se libraran de las consecuencias y las endosaran a los ciudadanos.

Qué esperar de un presidente que es capaz de mentir al Parlamento cuando asegura desconocer la financiación ilegal que se practica en su propio partido. Un presidente que niega en público la amistad con el tesorero de su formación cuando éste ya está en presidio, lo que no obsta para que le envíe mensajes telefónicos justo una semana antes de que declare su desconocimiento en el Parlamento, muestre ignorancia de lo que se cocía en su partido y en sus narices. Qué se puede esperar de un partido donde los sobres engrasaban conciencias y doblegaban voluntades hasta blanquear la memoria y la honestidad de tantísimos dirigentes como los que figuran en la contabilidad del tesorero traidor engominado.

Corrupción. Sobres
Foto: Mataparda

Qué se puede esperar de presidentes de autonomías que consiguieron mayorías absolutas para estafar, enriquecer a propios y amigos, nunca a extraños, y saquear las arcas públicas, si sólo son juzgados cuando el daño es irreversible y el hedor insoportable, y cuando hasta el sastre testifica que los trajes de finos paños que confeccionó al Poder eran abonados por una red mafiosa que obtenía pingües contratos con la Administración, sin necesidad de más concurso que el de la amistad sobornada.

O de aquellos que dejan que los subalternos administren sin control los recursos presupuestados para alimentar un clientelismo político y la ambición de unos cuantos desaprensivos. Incluso esos otros que autorizan acuerdos presuntamente sin ánimo de lucro pero que acaban engordando el patrimonio de altísimas personalidades por el mero hecho de sus relaciones y apellidos.

Qué se puede esperar de una Administración donde los excesos salpican incluso las altas instancias del Estado y obligan a un rey a abdicar por el deterioro y la desconfianza que corroe a las instituciones. Qué esperar de un monarca que, al entregar la corona, está siendo solícitamente compensado por el Gobierno para que, ni siquiera como simple ciudadano, se le pueda imputar delito alguno gracias a un aforamiento judicial a la carta que casi preserva la inviolabilidad que lo protegía. Qué esperar de un país donde los privilegios se heredan y las leyes no son iguales para todos.

Mapa de la corrupción en España

Qué esperar de esas leyes que penalizan a los manifestantes, criminalizan el descontento y castigan la discrepancia, para permitir que la Policía cargue contra bachilleres que protestan por la falta de calefacción en los colegios, trabajadores en paro de empresas sin pérdidas; familias acorraladas por la avaricia de los bancos o de los patronos y que se rebelan cuando son desahuciados; ahorradores estafados que exigen la devolución de sus pequeños capitales; estudiantes que claman contra el encarecimiento de las matrículas y los recortes en las becas; campesinos en tractoradas por la falta de ayudas a un campo que se muere de abandono; inmigrantes que huyen de la miseria para dejarse la piel en alambradas del miedo con púas de odio xenófobo; funcionarios hartos de ser vapuleados y criticados por optar a una plaza de empleo público; mujeres que se tiran a la calle para exigir el derecho a decidir sobre su propio cuerpo sin que curas y meapilas, aunque sean ministros, decidan por ellas; ancianos que desean conservar su pensión para apurar sus últimos días sin sobresaltos; ciudadanos, en general, cada vez más hartos y que añoran la libertad.

Qué se puede esperar de una Justicia benévola con los poderosos, que aparta antes a un juez de su profesión que encarcelar un banquero, aunque sean conocidos los correos que evidencian su participación en una enorme trampa para atrapar a miles de pequeños clientes, abusando de su buena fe y su ignorancia, con productos financieros de alto riesgo que sirven paras desplumarlos; una Justicia que ampara al acaudalado hábilmente relacionado con la política, pero que vigila, sanciona, aparta y condena a jueces que osen investigar las tramas corruptas de los partidos y las “ingenierías financieras” de la banca. Una justicia laxa con el rico y extremadamente rigurosa e intimidatoria con el trabajador que reclama trabajo y un salario.

Qué se puede esperar si ya se criminalizan los sindicatos y los movimientos sociales, si comienzan a dictarse penas de cárcel –como en épocas infaustas- contra piquetes de huelga que ejercen el derecho al pataleo, defienden derechos laborales y contrarrestan la presión de comerciantes y empresarios cuando impiden a sus trabajadores sumarse al paro bajo coacciones y amenazas.

Qué esperar si la Fiscalía solicita tres años entre rejas, como condena “intimidatoria”, a los que se “extralimiten” en una huelga, no a los empresarios que esclavizan al trabajador y hacen tabla rasa de sus derechos laborales. Unas penas tan excesivas que hasta los denunciantes las consideran desproporcionadas porque castigan a dos ciudadanos sin antecedentes que se alinearon a favor de los humildes y los perdedores; dos activistas surgidos de la misma inquietud social que se manifestaron en una huelga contra los recortes y el empobrecimiento de la población, y por ello han sido condenados, por participar en un piquete. Uno es un estudiante de Medicina de 25 años, y el otro, una mujer de 56 años, parada, como millones de personas en este país. Materializaron el grito de los desafortunados, y eso molesta: hay que callarlo sin contemplaciones.

justicia. impunidadQué se puede esperar de estos tiempos de penurias y calamidades, de recortes y empobrecimientos generalizados, de desmantelamiento controlado de prestaciones públicas con tal de que la iniciativa privada haga negocio con las necesidades de la gente, de imposiciones ideológicas en los usos y costumbres de las personas, de retroceso en los derechos, de pérdidas de libertades, de fanatismos religiosos, de racismo y xenofobia, de machismo asesino, de atropellos al débil, de desigualdad y egoísmos, de erosión de la democracia y de la vuelta a los feudalismos.

¿Qué cabe esperar sino la desesperanza y la apatía, la frustración y el descontento, el desapego a una realidad dolorosa y triste que nos aplasta como una losa que nosotros mismos hemos fabricado pesada? ¿Qué se puede esperar de nuestra desidia y renuncia al compromiso?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here