Sociopolítica

Conciudadanos, permanezcamos alerta

Lo he proclamado en varios artículos. Soy escéptico por naturaleza, particularidad que llega al apogeo cuando se trata de doctrina política o religiosa. Si repasamos el devenir del hombre, estaremos de acuerdo en que las mayores aberraciones fueron cometidas por gentes escudadas tras bellos conceptos: libertad, igualdad, fraternidad, amor, religión, etc. Últimamente democracia. ¿Cuántos han sufrido persecución y muerte aferrados al dogma, a cualquier dogma? ¿Cuántos quedan por experimentar métodos y conductas tiránicas adscritas a lobos con piel de cordero? Vivimos una encrucijada excepcional. Los escollos capitalistas constituyen el reclamo apropiado para la aparición de personajes siniestros. Recordemos a Lenin, Stalin, Mussolini o Hitler. Todos ellos surgieron a la sombra de momentos penosos que no supieron suavizar tras millones de muertos.

Fiesta comunista

Foto sporras

Uno sale de la indigencia antes o después y lo hace sin zarpazos físicos. Puede que le acompañe algún abatimiento moral; nada definitivo. No obstante, se ignora cuál sería el infortunio que nos deparara un sistema opresor, sea nazi o totalitario. Ambos se aluden como regímenes de exterminio y de penuria moral. Asimismo, viejas y nuevas referencias originan dudas sobre supuestos éxitos económicos, pese al control absoluto de los factores que intervienen en el proceso. Es decir, semejantes sistemas garantizan falta de libertad, pobreza y muerte.

Esta cosecha es común a los pueblos sometidos, sean cubanos, venezolanos, coreanos, chinos o camboyanos. Un ejemplo de seducción social viene determinado por la frase entresacada de “Monarquía o Democracia”, obra de Pol Pot: “La monarquía es un vil postulado que vive de la sangre y el sudor de los campesinos. Solo la Asamblea Nacional y los derechos democráticos darán a los camboyanos un espacio de respiro… La democracia que reemplazará a la monarquía es una institución sin igual, pura como el diamante”. Su rúbrica la sellaron dos millones de muertos. El tirano pudo estudiar,  y empaparse de leninismo, en París gracias a una beca real. Aquellos años le sirvieron para cristalizar su sanguinaria revolución.

gran_neo-nazi-back5PSOE y PP, junto a un extravío que lo envuelve todo, son los promotores -al menos- de las horribles consecuencias generadas por una crisis extraordinaria. Zapatero no la quiso ver y Rajoy se empeña vanamente en protagonizar su remate. El dúo constata cierta vocación trolera, manipuladora y antiestética. Seis millones de parados, declive de la clase media, salarios de pobreza, justicia discrecional, indultos extravagantes y una juventud sin futuro hacen de este país un sabroso bocado para el populismo liberticida. La advertencia que transmitió el votante en las europeas a los partidos mayoritarios, ha caído en saco roto. Aquel “aprender la lección” no pasó de un voluntarismo fatuo o malicioso. Miran el dedo en lugar del objeto. Son muy cenutrios o nos entretienen con aquella disputa tópica, picaresca, y que le puso cuerpo Enrique Arbizu en el filme “Todo por la pasta”.

No me extraña que el CIS atribuya a Podemos una intención de voto sorprendente. He oído a su líder en bastantes ocasiones. El análisis que efectúa es irreprochable. Nadie puede oponer razonamientos sólidos, rigurosos, para argüir lo erróneo de su diagnóstico. Le noto, sin embargo, divergencias notables entre palabras, arrebatos y obras. Aventaja en la brega a muchos de quienes se encuentran lejos de su órbita. Apunta una gran capacidad de adaptación, de confundirse con el terreno. A veces, un buen observador advierte ciertos tics que intranquilizan. Ocurre cuando no domina el pensamiento. Lo materializa -incapaz de someterlo al ámbito psíquico, pese a sus esfuerzos- en palabras cargadas de arrogancia, dogma ridículo, desafío y radicalismo antidemocrático. ¿Conjetura? ¿Realidad? Como siempre, el juez Cronos determinará si es un político idealista, un aprendiz de tirano o un jeta muy preparado y ambicioso. Sea cual el sesgo, pudiera resultar molesto para una sociedad ahíta de hostilidad. Yo tampoco estoy de acuerdo con el horizonte inmediato.

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Es evidente que ni puedo ni  quiero cargar sobre mis anchas espaldas la misión salvadora de una sociedad bastante enferma. Tampoco creo que alguien esté dispuesto a ello “gratis et amore” por muy humano y virtuoso que se presente. Prefiero facilitar puntos para una reflexión serena e íntegra. Luego, cada cual debe luchar a fin de conseguir un mundo mejor y más justo. Siempre que este desvelo sea sincero, cualquier providencia me parecerá ajustada a las expectativas sociales. Desde mi punto de vista, se hace necesario terminar con la podredumbre que paraliza el sistema. No sustituyendo unos partidos conocidos por otros sospechosos, sino ilegitimando a estos políticos culpables con la abstención total. Que se voten ellos, su familia y acomodados. Partidos democráticos sí, pero con otros fundamentos.

Si se me permite, aconsejo a mis conciudadanos que permanezcan alerta, que piensen los pros y contras de su decisión, que no se dejen engatusar por cánticos de sirena. Hay que exigir más democracia, más gobierno para los individuos y menos para esa élite política, sindical, financiera y judicial que prefiere detentar un poder contra el pueblo en lugar de ostentar un poder justo y equitativo; democrático. Al final -falto de estímulos pero con arrojo- pienso como millones de españoles hartos de tanta indignidad. Lo concreta y describe de forma plástica una frase poco caritativa: “o fornicamos todos o la puta al río”. La puta es España. Pese a esta disyuntiva y a un escenario favorable para el descalabro, espero que se imponga la cordura.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario