Sociopolítica

Las mentiras secretas de Franco (I)

No pretendo valorar o juzgar  políticamente, socialmente, personalmente, etc. a Francisco Franco Bahamonde, quien fuera conocido como “el Generalísimo” y que mantuvo un gobierno dictatorial durante muchos años. Lo que si haré es explicar los hechos y detalles, objetivamente, que no se han conocido hasta hace poco tiempo, habiéndose difundido muy poco, y que perfilan una persona interesada en su bienestar personal y el de los suyos, o simplificando: que hacía todo por dinero (que aunque podía beneficiar en parte a España, a quien más le interesaba era a su Régimen y a él).

Para que nada cambie.

Para que nada cambie.

– “Por Dios y por España”: La fortuna de la familia Franco antes de liderar España era modesta, pero al morir Franco la fortuna era inmensa patrimonialmente, incluyéndose regalos al Estado español de mandatarios extranjeros y, además logró emparentar con los Borbones, por matrimonio con el Duque de Cádiz y una estrecha amistad con el futuro rey D. Juan Carlos (se dice que existió un pacto para respetar a la familia Franco y sus bienes por parte del Rey D. Juan Carlos, pero no hay datos objetivos o documentos).

– “Motivos por los que España no entró en la 2ª Guerra Mundial junto a Alemania, Italia y Japón”: Recientemente se ha conocido el acuerdo secreto que Hitler y Franco firmaron en Hendaya. Supuestamente se hizo para evitar más sufrimiento al pueblo español tras la Guerra Civil. El verdadero motivo es que Hitler obligó, muy indignado por las pretensiones de territorios en África de Franco, a firmar un compromiso para que cuando se estimase por parte de Alemania necesario lo hicieran. Es decir, España no entró en esa guerra porque Alemania no quiso y no porque les importara el pueblo español, sino por estrategia, ya que sería un costo en armamento y adiestramiento, apenas existía aviación y poca armada naval, con armas antiguas.

Franco bendecido por la Iglesia

El dictador fratricida Francisco Franco, bendecido por la Iglesia Católica

– El “Pacto Franco-Perón”: Entre 1946 y 1949 el gobierno Argentino de Perón envió cereales y carne que rescataron al pueblo español del hambre (y evitó que Franco sufriera disturbios sociales que hubieran puesto a su gobierno al borde de la inestabilidad) e incluso hubo una visita, muy usada por la propaganda española, de la popular Evita Perón. El apoyo no fue solo en lo material, en Diciembre de 1946 la ONU hizo un boicot diplomático que dejó Madrid prácticamente sin representantes extranjeros de jerarquía. Perón envió un nuevo embajador, que fue recibido con clamorosas manifestaciones del aparato franquista, ansioso por resaltar que España no estaba sola. El régimen franquista dijo que “el pueblo hermano argentino ayudaba a su madre Patria gracias a la ayuda del Caudillo y Dios por España”, pero la realidad era que Argentina no tenía mercado donde vender sus excedentes en cereales y obtenía de Franco bienes vitales para la industrialización que estaba en marcha en Argentina. Perón se dejó utilizar por la propaganda de Franco pero ni regaló nada al pueblo de comida ni le importaba el bienestar de los españoles, a pesar de apoyarlo con relaciones económicas y el viaje de Evita, no estaba de acuerdo con Franco en casi nada, excepto en su anti-comunismo común. A finales de 1949 se suspendieron los embarques y España lo sustituyó con Estados Unidos.

Las “bases militares norteamericanas en España”: El motivo que existió para que se establecieran aquí esas bases, no fue otro que fueron la condición para un importante préstamo a España por parte de Estados Unidos, fijando condiciones abusivas al gobierno español sobre pagos a los municipios de tributos (IBI) o regulación y seguridad interior. Prácticamente se consideraba como una Embajada a una base, ya que todo dependía de las autoridades norteamericanas, actuando como territorio propio, con policía militar, sin intervención de policía ni guardia civil en su interior, e independencia en el espacio aéreo español para sus aviones.

Dwight D. Eisenhower firmó el acuerdo, que era muy ventajoso para Estados Unidos durante la “Guerra Fría”, y Franco aceptó por dinero (después de la Guerra Civil solo contaba con Italia y Alemania como aliados, pasando a que después de la 2ª Guerra Mundial España había sido aislada diplomáticamente por ser un régimen fascista). Se supone que se fijó un periodo para la permanencia de las bases, pero al entrar España en la OTAN se prolongó indefinidamente para algunas de ellas (las estratégicamente más importantes, como Rota) y continúan hoy en día.

Oficialmente, el 26 de septiembre de 1953 fue una fecha clave para España, ya que fue el comienzo de la salida del aislamiento internacional a que fue sometida desde el final de la Guerra Civil. Según se dijo, Estados Unidos “tendió una mano” al régimen franquista en forma de 3 tratados internacionales que fueron firmados en el Palacio de Santa Cruz de Madrid, donde Alberto Martín Artajo (ministro de Asuntos Exteriores entonces) y James Clement Dunn (Embajador de Estados Unidos entonces) lo hicieron en el llamado “Pacto de Madrid”,  siendo el más importante el que contemplaba la construcción de las bases militares por parte de Estados Unidos, que serían de uso compartido para ambos países, e “inaugurando un periodo de mutua colaboración militar entre ambos países”, aun vigente.

También Estados Unidos concedió 226 millones de dólares para la modernización del anticuado Ejército Español, y así hacer frente al “peligro comunista” (la mayoría o “prácticamente todo” de este armamento se adquirió a Estados Unidos). A lo largo de la década de los 50 fueron construidas las bases aéreas de Zaragoza, Torrejón de Ardoz (Madrid) y Morón de la Frontera (Sevilla), además de la base naval de Rota (Cádiz).

Desde 1982, con el ingreso en la OTAN, la presencia de tropas norteamericanas en las bases, oficialmente se dice, empezó a ser testimonial, con la excepción de Rota, con una importante presencia de la Armada estadounidense.

Básicamente han sido motivos estratégicos, geopolíticos y económicos los que realmente han influido sobre la situación actual de las bases militares y, como emplazamientos militares de la OTAN, pueden ser utilizados por Estados Unidos, si fuese necesario.

Lo curioso es que hay muchos países donde no existen bases militares de EEUU y no existe ninguna ventaja (sí muchos inconvenientes) en que en un país haya otro que posea bases militares.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario