Sociopolítica

Los Estados Unidos reconocen la independencia de Cuba

¡Cómo me gustaba el teatro guiñol! Los de mi generación recuerdan sin dudas lo difícil que era hacerse con una entrada para disfrutar de un espectáculo en aquella reducida y refrigerada sala. El disgusto que ha manifestado ayer una parte de la prensa acreditada durante la primera conferencia de prensa de Roberta Jacobson, no sé por qué, me ha recordado la frustración que sentía cuando se acababan las localidades con apenas una persona delante. Era la hora del berrinche sonado y del helado consolador en el Coppelia.

Los cubanos, al término de la guerra civil de 1898, no se juzgaban capaces de resolver solos sus diferencias políticas, como tampoco lo parecen ahora al final de la dictadura. Porque no nos equivoquemos, eso es lo que acaba de suceder. El deshielo entre la Habana y Washington significa que el castrismo, construido sobre la quimera de una hostilidad inexistente entre los dos países, está muerto. Ya nada será igual que antes. Incluso si se da el posible caso de un retroceso, pues los Estados Unidos han declarado por la boca de la inefable Roberta Jacobson, que el diálogo abierto esta semana es más importante que cualquier presupuesto ideológico o accidente factual.

La posición oficialista la resume un comunicado de seis párrafos, donde además del sempiterno tema del Embargo, se aclara que pase lo que pase, las relaciones entre los dos países nunca volverán a ser lo que eran antes de 1959. No olvidemos que la soberanía compartida durante 59 años con el poderoso vecino por los triunfadores de 1898, condujo a la actual dictadura. Y que si esta ha conseguido mantenerse hasta hoy, es porque básicamente se fundamenta y justifica en este hecho incontrovertible. Por muy insoportable que parezca, la verdad es que aceptando sin condiciones el diálogo ofrecido por Raúl Castro, 117 años después de la ocupación militar de la isla, ha quedado claro que los Estados Unidos reconocen por fin la independencia de Cuba.

El enorme paso simbólico de Obama, hace olvidar que el problema cubano sigue siendo el mismo de hace cien años, a saber, cómo van a vivir juntos negros y blancos sin tirarse los trastos a la cabeza. La sociedad civil no necesita organizarse porque no existe, necesita crearse.

Ni el señor Rodiles ni la señora Vidal representan al pueblo de Cuba que siempre ha sido ninguneado. Los Estados Unidos no pueden ofrecer ya nada más a los cubanos. Ese trabajo que está por hacer les pertenece. ¿Cómo? ¡Ni idea! Pero lo cierto es que mientras no se lleve a cabo de una vez, las posturas de unos y otros quedarán en meros esperpentos que no pasan de patéticos berrinches. Marionetas en un Teatro Guiñol de nuestro tiempo pero sin el consolador helado del Coppelia.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario