Sociopolítica

Fraude e intereses velados

Tomás Gómez

Tomás Gómez

Lo ocurrido con el señor Tomás Gómez y acólitos sólo pueden entenderlo aquellos que tienen el don de la omnisciencia -que todo lo saben- o aquellos que tiene la gran suerte de ser íntimos del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y que comparten con él sus fechorías y ansias de poder.

Los ciudadanos -llamados a votar en apenas tres meses- nos hemos quedo atónitos al ver el espectáculo circense que se ha montado en Madrid.

Un espectáculo que da visos de volver a representarse en otras regiones de España. Y si no, al tiempo.

Mientras, en el seno del PP, Mariano Rajoy parece haber dado instrucciones a los suyos para que se contengan y sean condescendientes con el suicidio político que ha cometido el PSOE: «Nada de pisarles el pie malo -les habrá dicho-, no vaya a ser que los de ‘Podemos’ cojan ritmo en votos y su marcha imparable les lleve hasta la mismísima Moncloa.»

Así las cosas, la desafección y el hastío que ahora mismo sentimos los ciudadanos por tanto ver fraude, intereses velados y manipulación es tal, que lo mismo da a quien votar.

Ya nuestras únicas opciones son: cara o cruz, o bien no acudir a las urnas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario