A mal testigo, peor juez…

0
29
Citas 2020

… me temo.

Hagamos, en esta ocasión, un paralelismo entre aquellos elementos que constituyen el proceso jurídico y el fundamento democrático

Observaremos que cierto maridaje une testigos y votantes; abogados y medios audiovisuales; jueces y líderes políticos; órganos judiciales y entidades financieras, asimismo grandes empresas. Si, además, realizamos la antítesis e inversión del célebre drama del romántico José Zorrilla “A buen juez mejor testigo”, convergeremos con el prosaico epígrafe que encabeza este artículo.

Llevamos una semana desde que la ciudadanía hablara

Lo hizo con palabras confusas, ininteligibles. Fue un pésimo testigo, pues su declaración ha resultado enmarañada, insensata, quizás absurda.

España es un país abarrotado de estúpidos.

cerebro no piensa tonto
Foto: stuarthampton en pixabay.com

Carlo María Cipolla, en su obra “Allegro ma non troppo” articuló las leyes de la estupidez humana. La segunda delata que una persona puede ser estúpida independientemente de cualquier otra característica. Define, en la tercera, al estúpido como persona que causa daño a otra o grupo sin obtener un provecho para sí e incluso obteniendo un perjuicio. Más claro agua.

A la sazón, el PP pierde de una tacada sesenta y tres diputados tras el aguinaldo de Zapatero. Tal circunstancia despierta un desatado y cínico optimismo al PSOE que, en dos carambolas, pierde setenta y nueve. Izquierda Unida logra dos míseros representantes. Sin embargo, este es quien menos ha merecido el castigo. Aparecen por el horizonte dos culpables: Ciudadanos y Podemos. Aquel democrático, sobrio, con visión de Estado. Este -junto a una camada de movimientos folklóricos, antisistema, sin pies ni cabeza- de dudosa filiación democrática (por no decir nula) pretende llevarnos a una versión fresca del más puro estalinismo. Es decir, a los arranques del siglo XX. Sesenta y nueve diputados constatan la tercera ley de Cipolla sobre la estupidez. Hasta yo, que conozco el paño tras cuarenta años de docencia, he quedado profundamente sorprendido.

Jamás pensé que alcanzaríamos tales cotas de indigencia intelectual e histórica.

Rajoy, ahora, tiene prisa -es un decir- por parchear su descalabro

Me pregunto cómo una presunta buena cabeza, amén de hipotéticos peritos en dinamismos sociales, interpretaron tan mal los reiterados avisos que recibieron en las europeas, andaluzas, autonómicas y municipales. Hago un aparte con las catalanas.

Donde escasean los estúpidos abundan los lerdos. Podría ser mi primera ley sobre la incongruencia humana.

Rajoy, digo, merecerá ese triste honor de abandonar el gobierno tras una única legislatura. Puede que en plena similitud con Zapatero, una vez más, deje el partido roto para unos cuantos años. Su obra demoledora termina, así se observa, con grave riesgo para una España bastante herida. Tanto demérito debería obligarle a presentar su dimisión irrevocable.

Pedro Sánchez es el ejemplo máximo de ambición personal

Ser presidente del gobierno puede llevarle a destrozar al PSOE y a hundir España en la indigencia económica y la tiranía ideológica. Después de aquella fatídica “no pactaré con PP ni Bildu” quedó ilegitimado para ser Secretario General del PSOE y candidato a presidente del gobierno. Ya lo dijo Einstein: “Hay dos cosas infinitas, el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”. Nadie le forzó a dejar su puesto a alguien que mostrara más mesura y hoy pagan estos silencios ominosos. Tanto despropósito puede pasarle una abultada factura al partido centenario. Algunos barones y veteranos marcan a Sánchez estrechamente para amainar sus ansias de poder a toda costa.

Albert Rivera es el político acreedor; la sociedad pagará caro su displicencia

Aun no comprendo por qué al político justamente más valorado, se le da la espalda con tanta tibieza. Aparte otras cualidades, ese plante social es parecido a aquel que le indujo a Suárez decir: “Los españoles me quieren pero no me votan”. Con esa ceguera proverbial han dejado inoperante la moderación, la armonía, la coherencia y la visión de Estado. Pobres estúpidos.

Garzón, Alberto, en el ámbito personal y UPyD en el partidario, serán la pócima amarga que financieros y empresarios tomarán por un tiempo

Dejarles caer lleva a la conclusión de que sus éxitos se deben a sinecuras públicas y no a la gestión inteligente de los respectivos consejos administrativos. Aquí se hace preciso invocar la segunda ley de Cipolla.

Los medios, esos leguleyos que conforman las mentes de quien luego testifica en forma de voto, tienen mucha culpa de este escenario inquietante

Saben, cómo no, de su ascendiente a la hora de formar conciencias. Ese maniqueísmo infecto de unos y otros, alimenta el enfrentamiento social. El voto, así, surge de la víscera en lugar del intelecto. Caemos insensible e involuntariamente en esa estupidez que algunos potencian en aras de destruir la convivencia, el esfuerzo y la Historia.

El pueblo lo ha hecho torpemente, pero los políticos son incapaces de remediar su error.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here