¿El fin del bipartidismo en España?

0
37
Según los sondeos, los políticos españoles no les queda mejor camino que el de irse olvidando del bipartidismo, a la vista de lo que se refleja claramente la geografía política de este país y la imperativa demanda de los ciudadanos.

Aunque no es nada extraño, hace ya tiempo que en muchos países de la Unión Europea se viene poniendo en práctica, y su tradición democrática es más antigua que la nuestra.

Es cierto sin embargo que España ha madurado en este campo. Que los ciudadanos de a pie ppsoeestamos más politizados. Y que la voz de los novísimos ha conectado bien con el pueblo; por lo que no son pocas sus posibilidades de gobernar.

Basta echar una mirada a las numerosas siglas –con fondo y forma suficiente para levantar un pueblo- y muchas posibilidades de cambiar la faz de esta España corrupta.

Para ello, bastaría observar el hipotético arco parlamentario, para ver los escaños que cada uno de los partidos aspirantes tiene hoy: un panteísmo de aspirante que se halla a no demasiada distancia ni del que lo antecede ni del que lo precede. De lo que se desprende que solo habría una posible fórmula de gobierno: el de coalición. Algo que no es sino la forma de que cada uno sepa que, empleando dicho sistema, a la corrupción no le quedaría ya ningún lugar donde esconderse, con lo que sería mucho más fácil hacerla desaparecer. Serían los partidos, coalicionados, los responsables de esta victoria. Claro que para más eficacia en la consecución de dichos objetivos harían falta jueces, igualmente honestos e imparciales, que arrimaran el hombro.

¿Está acabando pues la era del bipartidismo?

No es escaso el panorama político de los aspirantes a gobernar España  que ven la posibilidad de acogerse a esta fórmula. Se ve en la celeridad con que se están  eligiendo a los candidatos (menos el PP). Y, aunque solo falta un mes para las próximas elecciones autonómicas andaluzas, seguirán las catalanas y, finalmente, el grueso en todo el territorio nacional. Por eso, cada grupo está haciendo ya sus cuentas. La mayoría pensando en el gigante de la corrupción sin freno. Corrupción que, por otra parte, no es nada nuevo en España; aunque no más acentuado que en otros momentos. Fue virulenta en la dictadura franquista. Cuando España era una pura corrupción, al punto de que se retroalimentaba parte de la economía del país, gracias a la cual se iba tirando. Pues las relaciones comerciales con el exterior no representaban casi nada.

De todos modos, en tanto no se pone en práctica todo esto, me temo que aun tardaremos tiempo en levantar cabeza

Pues en la mente de casi todos los ciudadanos late el miedo a ese futuro que cada día se nos está haciendo menos soportable,  por mucho que se diga que ya estamos saliendo de la crisis. El reloj del cambio ya está en su vertiginoso tictac. Pues, si no cambian las cosas, Podemos, podemos se está ciñendo  las demandas del PSOE, con a novedad de Compromis se separa del grupo, y Cataluña y Galicia, y Podemos propiamente dicho, formarían un solo grupo. Por lo que, en este sentido, si no hay nuevos cambios, comenzamos a ver la luz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here