Universidad y Cooperativismo deben superar impedimentos burocráticos paralizantes.

0
47

 

“Desarrolla una pasión por aprender. Si lo haces, nunca dejarás de crecer”.-Anthony J. D’Angelo.

12571268_561200147377669_206292068_n

Al final de cada ciclo lectivo  universitario, miles, tal  vez millones, de egresados en el mundo entero, culminan sus estudios ignorantes del más noble sistema socioeconómico cooperativo, culminan huérfanos del conocimiento teórico-científico e histórico de la cooperación.

Las Universidades, centros de producción de conocimientos, incumplen su deber para con ellos, y para consigo mismo, al instaurar de hecho áreas de vacancia de producción de conocimientos y ausencia de formación cuantitativa y cualitativa de profesionales en la temática.  Literalmente  priva de saberes socialmente relevantes. El daño social-educativo infligido es casi un delito de acción continuada.

Es conocido las tres áreas que abordan las Universidades: Educación, Investigación y Extensión. Pues bien, en esas tres áreas son posible desarrollar el tema de la cooperación como ciencia del desarrollo humano con equidad. Y de hecho muchas Universidades lo hacen y destacablemente.

Muchas de las veces son acciones burocráticas las que impiden o frenan al cooperativismo ingresar a la Universidad, son  generalmente los Rectores u profesores o Consejeros de pocas luces y con mentalidades retrógradas quienes acometen los impedimentos o desalientos.

Nosotros hemos sufrido esas nefastas y dañinas acciones de mil maneras, son muy creativos a la hora de frenar iniciativas benéficas al pueblo… ¡Son de terror, en verdad!

Pero nos apresuramos a señalar que aún en esas circunstancias negativas nos las arreglamos para saltar el cerco y realizar unas pocas pero efectivas acciones educativas, investigativas y de investigación. Consignamos en seguida el aporte del Prof. Dr. Erico Panzoni  y Prof. Lic. José Yorg en su primera parte en razón a sintetizar.

Pertinencia de la incorporación del cooperativismo en la proyectada  ley de educación superior*

Si bien es cierto que la presente propuesta no aspira constituir un acabado documento de las razones por la que el cooperativismo debiera ser incluido en la proyectada ley de educación superior, no es menos cierto que funda su petición en bases sólidas, toda vez que la plantea desde el espectro legal vigente, pero fundamentalmente lo realiza desde la óptica pedagógica.

En razón de lo señalado, el documento se compone de las siguientes fundamentaciones:

Para ello se incluye elementos fundamentales de propio Consejo Interuniversitario Nacional en razón de que se brinda el perfil de la aspiración que debiera tener la proyectada ley de educación superior a la que adherimos entusiastamente.

Los rectores reunidos en el Consejo Interuniversitario Nacional asumen el compromiso de afianzar:

  • una universidad que forme ciudadanos libres, con firmes convicciones éticas y comprometidos con una sociedad democrática, con el más alto nivel de calidad y en toda la diversidad de los saberes científicos, técnicos, humanísticos, y culturales.
  • una universidad con el afán permanente de ampliar las fronteras del conocimiento, en un adecuado equilibrio entre la investigación fundamental y la orientada hacia objetivos específicos para beneficio de toda la sociedad.
  • una universidad que interactúe con el sector productivo y el Estado, generando un ambiente propicio para los procesos de innovación científica y tecnológica necesarios para el desarrollo sustentable del país.
  • una universidad inclusiva que asuma un rol protagónico en la construcción de una sociedad en la que la educación, el conocimiento y los demás bienes culturales se distribuyan democráticamente.

Los altos niveles de pobreza y de población socialmente excluida en la Argentina, así como la imperiosa necesidad de reconstruir la economía y los lazos sociales, constituyen una dimensión fundamental que debe incidir con particular énfasis en la definición de políticas educativas, científicas y tecnológicas para los próximos años. Al respecto, la universidad debe incrementar su contribución al cambio socioeconómico con justicia social e igualdad de oportunidades y promover un proyecto de desarrollo sustentable.

Para el logro de estos objetivos los rectores acuerdan:

  • Afianzar la política universitaria como búsqueda de consensos entre la universidad autónoma y los poderes del Estado, en diálogo con la sociedad.
  • Actualizar y consolidar los proyectos institucionales de cada universidad como una herramienta para su desarrollo.
  • Acrecentar el compromiso de la vinculación de la universidad con la sociedad.
  • Fortalecer las acciones de difusión de los resultados que obtienen las universidades en sus distintos niveles de trabajo.
  • Impulsar la articulación entre las diversas modalidades de educación superior.
  • Promover la progresiva organización por ciclos que faciliten el diseño de contenidos básicos disciplinares comunes por familias de carreras.
  • Construir un sistema de créditos de grado y posgrado, para estimular la articulación en la universidad y entre universidades.
  • Mejorar las condiciones y estrategias institucionales para facilitar el tránsito del nivel medio a la universidad, los procesos de aprendizaje, la calidad de la formación, el progreso en los estudios y la graduación.
  • Fortalecer la función docencia en la universidad.
  • Consolidar y ampliar los sistemas de información universitaria y definir un sistema compartido de indicadores para mejorar el conocimiento del sistema y la toma de decisiones.
  • Elaborar a corto plazo un documento de fondo que contenga la propuesta de líneas de acción para la educación superior en los próximos diez años, en el que se consideren los estudios realizados por el CIN, por otras instituciones y especialistas.
  • Contribuir al debate sobre la situación y propuestas para la mejora del sistema educativo en sus diversos niveles.
  • Requerir que los sucesivos presupuestos universitarios contemplen incrementos progresivos que posibiliten el cumplimiento de estos objetivos.

El cooperativismo como cuerpo pedagógico y didáctico posee una oferta adecuada a cada ítem que expone el CIN con el fin de afianzar, para el efecto consignamos:

  1. a) Afianzar la política universitaria como búsqueda de consensos entre la universidad autónoma y los poderes del Estado, en diálogo con la sociedad.

El Estado Nacional y los Estados provinciales tienen el inexcusable cumplimiento del servicio educativo cooperativo en virtud a las leyes nacionales y sus respectivas de adhesión: Ley de Educación Nacional N° 26206 en su artículo N° 90; Ley Nacional N° 23.427 “Fondo de Educación y Promoción Cooperativa”, entre otras normativas.

  1. b) Una universidad con el afán permanente de ampliar las fronteras del conocimiento, en un adecuado equilibrio entre la investigación fundamental y la orientada hacia objetivos específicos para beneficio de toda la sociedad.

El cooperativismo, lo dijimos más arriba, es un cuerpo pedagógico y didáctico que posee una visión filosófica y  doctrinaria sobre la sociedad, el hombre y la empresa que reclama justicieramente del intelecto universitario para su desarrollo científico que a su vez posibilite su orientación benéfica hacia el estudiantado y la sociedad en variadas formas de llegada.

  1. c)Una universidad que interactúe con el sector productivo y el Estado, generando un ambiente propicio para los procesos de innovación científica y tecnológica necesarios para el desarrollo sustentable del país.

Las cooperativas agropecuarias y sus respectivas federaciones y confederaciones constituyen un dato indiciario de la realidad productiva de nuestro país desde sus comienzos como nación, es decir, estamos refiriendo a razones históricas y de economía regionales.

  1. d)Una universidad inclusiva que asuma un rol protagónico en la construcción de una sociedad en la que la educación, el conocimiento y los demás bienes culturales se distribuyan democráticamente.

La educación cooperativa universitaria está presente en diversos formatos en muchas universidades argentinas, por lo que la legislación no hará más que reflejar esa realidad.

Es reconocida sin contrariedad los beneficios morales, éticos, organizativos y formativos de la Pedagogía Cooperativa, incluyendo la investigación académica y científica de la temática.

Bases Pedagógicas y reflexiones

El cooperativismo educacional universitario reclama justicieramente un lugar preponderante en la lucha contra la pobreza toda vez que posee las cualidades formativas basadas en su lema “esfuerzo propio y ayuda mutua”.

El conocimiento como elemento esencial contra el subdesarrollo económico-social encuentra en los saberes socialmente rentables del cooperativismo un formidable aliado, ampliamente reconocido y valorado desde organismos nacionales como internacionales.

La educación sólo será efectiva en la medida en que nos tomemos el tiempo necesario para cuestionar, debatir y proponer fundamentadamente las orientaciones pedagógicas conforme lo es la propia naturaleza social del hombre, su carácter eminentemente cooperador.

El camino educacional del cooperativismo propone, entonces, educar a una generación estudiantil universitaria con una ética basada en valores socialmente respetuosos.

Pero este paso no está expedito, al contrario, está llena de dificultades y lidian con poderosos impugnadores que   entorpecen de cualquier modo tan loable tarea.

Esta situación, sin embargo, pone a prueba su fortaleza porque obliga a una mirada filosófica y científica más penetrante sobre los acontecimientos económicos-sociales que conmueven al mundo.

Urge un discernimiento más justo y una crítica más objetiva y certera sobre los valores que hay que priorizar en los procesos educativos para generar una humanidad renovada.

El cooperativismo educacional busca democráticamente los caminos para devolver al hombre y su cultura su dimensión humana.

Ello demanda interpretar e internalizar ajustadamente la Doctrina, teoría y práctica del cooperativismo.

En la economía actual ¿las empresas están contribuyendo con un trabajo óptimo para construir una mejor sociedad? ¿Qué hay en cuanto a la responsabilidad social de las mismas sobre el cuidado del ambiente, sean de carácter privado nacional o transnacional?

Las cooperativas poseen Valores y Principios que orientan su accionar, uno de esos Principios tiene que ver con la “Preocupación por la comunidad”.

Así, las empresas cooperativas se presentan como una opción deseable para la consecución de objetivos concordantes con un respeto a la sociedad, al hombre y a la naturaleza.

La producción, comercialización y consumo de productos y/o servicios en estas empresas congregan particulares esencias, como el precio justo y la equitativa participación en la asignación económica de sus resultados, que les son propias, y el conocimiento técnico permite mejorar la organización y administración de ellas, y estos aspectos son de extraordinaria importancia en la formación humana y profesional del estudiante universitario.

El cooperativismo educacional en ámbitos universitarios abre insospechadas posibilidades de contribución al progreso social y económico de las sociedades en las que están insertas.

El criterio pedagógico cooperativo que impulsamos tiene que ver con una visión integral de los contenidos cooperativos que actúan como un eje integrador de los saberes de las diferentes disciplinas científicas que adquieren de tal forma una mirada humana, al enriquecerse mutuamente.

 ¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here