Políticos y ciudadanos

0
35

El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana; el mes próximo y el año que viene, y de explicar por qué fue que no ocurrió lo que él predijo. Winston Churchill.

De políticos y ciudadanos…

políticos
Foto: Pixabay

Es posible que estas exigentes palabras de Churchill resulten excesivamente duras para un político de corto recorrido o comido por el hambre del miedo. O quizá, sencillamente, por la escasa capacidad para tomar las riendas de un país. Pues piénsese que ya no nos sirven los buenos; ahora necesitamos los mejores.

Si entre los tantos políticos que van gritando por ahí, no hay quien demuestre poseer las exigencias que más arriba apuntaba el gran Churchill, malo. Y más aún si cabe viviendo en vísperas de elecciones.

Así, probada inteligencia, intuición, trabajo… Fuerte capacidad de autocontrol en situaciones difíciles. Previsor. Juicioso. Abierto y muy apegado al pueblo. Que lleve la política en la sangre, y vacíos de euros los bolsillos. Que sienta los latidos de su país, España. Que piense, por ejemplo, por qué autonomías –Andalucía, Extremadura, etcétera-, de mayor peso humano y geográfico, son las de más pobreza y de extremas desigualdades sociales.

españoles
Foto: Pixabay

No hay que olvidar que los tiempos que se acercan no se esperan que sean buenos. Aunque, afortunadamente, la media de edad de las personas (mayor la de las mujeres que los hombres), es cada vez mayor. Hoy tenemos la suerte de ser uno de los países más longevos del mundo. Y aunque a día doy y, por fortuna, no dependemos en gran parte del turismo y de la agricultura, no es menos cierto que vamos a la cola de los países industrializados y con altos avances en I+D. Con un aprobado en Sanidad, pero un rotundo suspenso en Enseñanza y Cultura.

Cierto es también que ya hemos vencido a ETA. Que se han puesto alas a las puertas de la libertad. Que ya no huela tanto a cera, a aquella cera de la España beata y dictatorial, pero aún nos falta trabajo y riqueza para medirnos con algunos países hermanos de la Unión.

Pero, sobre todo, nos falta sentido de la ética.

De sentirnos verdaderamente ciudadanos del siglo XXI. El alto sentido de la superación. Hay que dar imagen. Ser creativos. Y no estar todo el día agarrados al móvil o a algo parecido.

Solo se puede ser un país grande cuando lo son sus políticos. Cuando lo son sus ciudadanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here