Barcelona pierde más de 3.000 millones de euros y 10.000 empleos

0
40
  • La moratoria hotelera de Barcelona frena la construcción de 38 hoteles, albergues y residencias
  • Se calcula que la inversión total en estos equipamientos hubiera sido de más de 3.000 millones de euros y hubiera representado la creación de unos 10.000 puestos de trabajo
Barcelona nocturna
Barcelona nocturna. Foto: Laborde Marcet

La suspensión cautelar de licencias de hoteles en Barcelona, vigente desde el mes de julio de 2015, ha supuesto la paralización de 38 proyectos

Como los hoteles previstos en un palacio de la calle de Regomir, ante el mercado de Santa Caterina o una residencia de estudiantes del consistorio junto a la estación de Sants.

De estos alojamientos que se vieron afectados por la suspensión de licencias, 29 no se podrán hacer porque se iban a situar en zonas donde el número de establecimientos no podrá aumentar. El resto podrían construirse más adelante si cumplen con las condiciones que establece el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) que aprobó el jueves pasado el Ayuntamiento de Barcelona.

Mientras tanto, la ciudad Condal tendrá a corto plazo 51 nuevos hoteles, albergues y residencias más (36 ya estaban en obras antes de la moratoria), en lugares tan emblemáticos como el edificio Banesto o la antigua Henkel. Proyectos que sumarán casi 4.000 camas turísticas a las 74.500 que hay actualmente. De estos 51 proyectos, 45 serán hoteles, 5 se convertirán en albergues y una residencia de estudiantes.

A pesar de la moratoria, la ciudad sigue siendo un polo importantísimo de atracción de turismo de todo el mundo. La moratoria ha generado un incremento de precios de los hoteles con licencia actualmente en venta.

En este sentido, la empresa de patrimonio e inversión Laborde Marcet, con sede en Barcelona ha calculado que la moratoria hotelera ha frenado la inversión de aproximadamente unos 3.000 millones de euros y la creación de 10 mil puestos de trabajo en la ciudad.

Otro de los efectos colaterales de la moratoria es el descenso de inversiones en inmuebles destinados a hoteles”, asegura Miquel Laborde de la empresa de gestión patrimonial e inversión Laborde Marcet.

En los últimos meses hemos detectado que el capital extranjero observa con recelo al nuevo equipo de gobierno municipal. El nuevo escenario político les preocupa y ha generado la parálisis de determinadas inversiones”, añade Laborde.

Aún así, y a pesar de la coyuntura, Barcelona, junto Madrid, siguen siendo destinos atractivos para la inversión hotelera en Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here