Disfraces del miedo y domadores de multitudes

0
102
Multislim Adelgazar
grito munch el miedo
Foto: Pixabay           

A diario nos encontramos con noticias que tienen el miedo como protagonista.

  • El miedo es una constante existencial entre la mayoría de nosotros y en lo que ocurre a nuestro alrededor en todos los órdenes.
  • Y es un tigre con muchos disfraces.

El miedo…

El miedo al patrón hace perder la dignidad a un obrero que se convierte en un pelota, o en un esquirol; el miedo a un atentado  justifica a un  gobierno emitir leyes antiterroristas que nos privan de libertades públicas y a su vez nos atemoriza, o  penetra como un cuchillo  en el seno de los hogares con padres maltratadores que llegan al asesinato a sus mujeres  y hasta, en el colmo del horror, a sus propios hijos.

Ligoteo

El miedo a un desahucio y quedarse en la miseria absoluta lleva a otros al suicidio. Y todos estos casos y semejantes los vemos crecer con alarma  y a diario en  estos tiempos donde el miedo a perder la seguridad personal, social, asistencial y laboral puesto en  marcha por el neoliberalismo – vive una edad dorada asentado en una especie de sopor conformista de  esas llamadas mayorías silenciosas (y atontadas) a las que el sistema de dominación mundial neofeudal-neocapitalista quiere tener atenazadas por miedo en todas sus versiones imaginables.

Prestamos personales 2020

El miedo al  qué diráninhibe conductas sociales sanas y establece la hipocresía en la relación pervirtiendo su sentido, pero a la vez bloquea la expresión genuina de la gente, impidiendo  a cada uno que manifieste quién es por miedo al rechazo social. Está  tan extendida esta lacra  que  preside en gran medida  la vida de casi todo el mundo con un disfraz o con otro, y  por tanto es  un gran obstáculo para evolucionar, tanto individual como – en consecuencia- colectivamente.

 

El miedo al Infierno…

Y ya que hablamos de obstáculos no podemos olvidar el que representan las instituciones religiosas mostrando la amenaza de un  Infierno al que temen miles de millones de nuestros semejantes más que a la misma muerte.

Ligoteo

El Infierno… (y menos mal que no existe), hace que los creyentes de la Iglesias vivan atemorizados ante la muerte y en la creencia de que Dios es un juez intolerante y fiero castigador que condena a sufrimientos miles y eternos a quien no obedece Sus leyes.

Suponer tal crueldad en nuestro Padre de infinita bondad y misericordia es algo difícilmente impensable hasta en el peor de los padres humanos, y si algo es cruel e inhumano, es presentar a Dios en un doble papel de Padre al que se reza y de juez inflexible del que hay que desconfiar y por eso se le reza: para aplacarlo. Esto tiene mucho que ver con las tradiciones paganas, donde muy diversos sacrificios, incluidos los humanos intentaban aplacar una supuesta ira de algunos de sus dioses.

Aquí, para evitar que caiga sobre sus bautizados,  sus  diversos tipos de curas se erigen en intermediarios para proteger a sus feligreses de ese supuesto ogro, perdonando los pecados en nombre de su dios. Y coloco minúsculas  para este dios inventado bicéfalo y contradictorio de las Iglesias porque es  una caricatura que no tiene nada que ver con Dios al que ni representan ni obedecen sus principios. Y son estos pecadores de primera fila los que tienen  la osadía de hablar como delegados de Dios imaginando  que pueden perdonar  pecados que solo Cristo y nuestro Padre pueden perdonar.

Pero el miedo al supuesto Infierno tiene mucho sentido práctico: ata espiritualmente  a los feligreses a sus “salvadores”, mientras en lo material  les obliga a pagar impuestos por su protección, lo que recuerda mucho el proceder de las mafias.

El miedo en el seno de los grupos políticos

Incluso dentro de grupos o partidos  supuestamente progresistas y democráticos, donde la libertad de expresión está teóricamente garantizada, los que disienten de la opinión general- que suele coincidir oh, casualidad,- con la opinión de los  dirigentes, cúpulas, etc. de estos grupos, eso de disentir está mal visto, tanto por ellos como por el resto, por aquello de la disciplina de partido etc., y el librepensador  es catalogado como elemento perturbador, y hasta sospechoso de caballo de Troya de otros, si manifiesta su independencia intelectual  o se manifiesta  interesado por los problemas de la conciencia espiritual en sus opiniones.

Pues ¿por qué tener en cuenta a la ética, cuando lo que importa es el poder? Por eso no existe ni un solo país del mundo gobernado por gente que respete la moral. Al contrario: respetan la ley del más fuerte y el número de  ejecuciones en todo el mundo se ha duplicado en el último año, según Amnistía Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here