Los asesinos del ferrocarril

9
50

España llegó a contar en el pasado con una red ferroviaria extensa, que abarcaba casi hasta el último rincón del país

¿Quién se encargó de liquidar el ferrocarril en España?

  • Leo en un medio periodístico que “Aragón pone a prueba el megacamión”
  • Un megacamión… el colmo de la irracionalidad sobre ruedas. ¿A quién interesa que estos monstruos circulen por nuestras rutas?
  • Triste noticia, máxime cuando para mayor desvergüenza se acompaña ilustrada por la imagen de una empresa de historial de sobras conocido (1) (2) (3), ‘protegida’ por los medios del caciquismo local, como puede comprobarse fácilmente (4).

España poseía hacia 1941 cerca de doce mil kilómetros de vías.

mapa ferrocarril españa 1921
By Röll, Freiherr von: Enzyklopädie des Eisenbahnwesens, Band 9. Berlin, Wien 1921, S. 85-94. (zeno.org,) [Public domain], via Wikimedia Commons
Hacia 1949 el ‘plan Guadalhorce’ recupera y refuerza la red ferroviaria. Esta recuperación se verá frenada por un informe del Banco Mundial en 1962, en el que se ‘aconseja’ a España que deje de construir nuevas líneas… Ya tenemos a un inútil organismo internacional, interviniendo en la economía de un país soberano.

En los años 80 los gobiernos socialistas de Felipe González, cómo no, se ‘olvidan’  de la rentabilidad social del ferrocarril, y se plantean únicamente la rentabilidad económica de la red. [No olvidemos que González es el culpable de la mayor destrucción de puestos de trabajo y empresas de la Historia de España: el socialista responsable de la desindustrialización absoluta de todo un país, para convertir a los españoles en camareros en las terrazas de los restaurantes de playa, prestos a atender a los turistas extranjeros.]

“Basándose en que el 68% del tráfico ferroviario se realizaba en 5.000 de los 13.500 km de vía de la red, se elabora un plan, para ir cerrando aquellas líneas que no sean rentables económicamente.” (Fuente: Wikipedia)

Más tarde, el ‘capitalismo de amiguetes’ de los gobiernos de Felipe González encontraría no sólo negocio, sino un caladero de votos con el advenimiento de las líneas del AVE, esa obra faraónica e irracional, planteada sin análisis de costes y necesidades alguno, sino solo en función de los intereses especulativo/crematísticos de determinadas compañías constructoras y los electorales de los políticos de turno… Porque los siguientes, han continuado con el mismo juego.

En 2015, en España circulaban un total de ¡4,9 millones de camiones!

ferrocarril TALGO
Talgo II Foto: Talgo. S.A.

Ferrocarril vs Transporte carretero

El ferrocarril, ateniéndonos exclusivamente al transporte de mercancías, que es el que nos ocupa, cuenta con innumerables ventajas sobre el transporte carretero, si tenemos en cuenta además que éste siempre complementará a aquel en lo referente al transporte desde o hasta los muelles testeros de las estaciones de carga/descarga a los puntos iniciales/finales de destino:

  1. Que no engañen a nadie: se trata de un transporte rentable económicamente, bien gestionado, y computando los beneficios en apariencia intangibles que genera.
  2. Medioambientalmente más sostenible: (tiende a) no emplear combustibles fósiles. No utiliza contaminantes neumáticos, etc. Desde luego, contamina mucho menos.
  3. Más seguro: con un menos menor riesgo de accidentes, y menor puesta en riesgo de vidas (nueve de cada diez accidentes con implicación de camiones, son causados por un error humano; las cifras de muertos y heridos por intenervención de un camión, son terribles: “Durante el período de análisis, años 2004 a 2009, en España los camiones sufrieron 29.447 accidentes, que causaron 44.614 víctimas. Esta cifra incluye 3.265 fallecidos, 8.425 heridos graves y 32.925 heridos leves.” (Fuente: Fesvial)
  4. Los camiones colapsan las carreteras nacionales e incluso autovías, autopistas y vías de circunvalación de las ciudades. Aumentando el riesgo, la contaminación, reduciendo la productividad por la enorme pérdida de horas…
  5. Los camiones causan daños graves a la red viaria, pues debido a su tonelaje y su constante circulación, destruyen el firme de carreteras, autovías y autopistas. Daños que todos padecemos… y pagamos de nuestros bolsillos.
  6. El ferrocarril es un importantísimo elemento vertebrador del territorio, logrando que zonas en riesgo de despoblación, o despobladas de facto, recuperen población atrayendo actividad económica a su entorno. Esta cuestión resulta primordial en un país como el nuestro, que concentra a sus habitantes en núcleos urbanos y ha fomentado la inmigración, el éxodo del campo a la ciudad, y que grandes extensiones de tierras se vuelvan yermas de actividad humana.

Más ferrocarril, menos camiones

  • Debemos así pues, recuperar el ferrocarril como medio de transporte vertebrador del territorio, y como principal medio de transporte de mercancías.

 

  • Y debemos reducir el poder de los lobbies del transporte por carretera, que son más de los que creemos, si analizamos quiénes se benefician del mismo: petroleras y propietarios de estaciones de servicio; fabricantes de neumáticos; fabricantes de cabezas tractoras, de carrocerías, de otros componentes…; autoescuelas; etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here