Robert Owen y el cooperativismo

0
415

El cooperativismo de Robert Owen

“Lo importante es no dejar de hacerse preguntas”. Albert Einstein.

 

Robert Owen, es el más portentoso pensamiento y realizador de la cooperación como modo de producción, su máximo exponente.cooperativismo Robert Owen

Sin embargo, a él y sus seguidores se los califican de utopistas-según sus cuestionadores-por el hecho de que sus argumentaciones carecerían de rigor científico.

Si esas observaciones y  cuestionamientos encuentran asidero en los análisis que realicemos,entonces, debe movernos a darnos la tarea de intentar dotar de teoría científica al cooperativismo. Muchos lo han intentado,como el Dr. León Schujman*, debemos seguir esa senda.

Nuestra tarea teórica cientista sobre el cooperativismo

El objeto de estudio es la cooperación como fenómeno socio-económico para descubrir sus leyes internas de funcionamiento y consecuentemente exponerlas. Indagar en lo profundo de su esencia qué es lo que  hace que se pueda replicar esa forma organizativa donde sea que se necesite.¿Cuáles son esas leyes internas que conforman el hecho y acto cooperativo?

Son las preocupaciones por mejorar la vida de los trabajadores las motivaciones de los grandes pensadores de todos los tiempos el indagar sobre la manera de superar la expoliación y lo tuvieron que expresar de la mejor manera,incluido la científica.

Robert Owen posó sus ojos sobre la necesidad de mejorar el entorno del hombre para reformar la sociedad. Promovió un cambio de paradigma,promovió el mejoramiento humano y no el estímulo de la riqueza,puso el capital al servicio del hombre y no al revés como establecieron las ideas liberales industrialistas.

Es inevitable aquí,en este punto del artículo, no encontrar paralelismo con la promoción del estimulo moral sobre el estímulo material como elemento substancioso en las construcción de la sociedad socialista en Cuba por el Che y sus querellas con los burócratas. La construcción del Hombre nuevo debía ser-afirmaba-del propio hombre en función colectiva modificando las condiciones del modo de producción capitalista que las consideraba destructivas y sobre todo la influencia nefasta que ejerce sobre la conciencia, resultadas en vicios de la conducta como la mezquindad,el egoísmo,la competencia.

A nuestro modesto criterio las ideas y las experiencias de Robert Owen cobran vitalidad extraordinarias ante la debacle del medio ambiente que pone en serio riesgo la supervivencia de la especie humana, sumado a la declinación de los preceptos democráticos como forma organizativa justa, la corruptela política, el incremento de la pobreza.

Nos dice  Manuel Santos Redondo en su artículo denominado  Robert Owen, pionero del management:

“La organización del trabajo puesta en práctica por Owen debido a su experiencia empresarial, merece un estudio desde el punto de vista de la historia empresarial, y la biografía de Owen hasta 1812 es la de un empresario destacado de la Revolución Industrial”.

“Pero visto de forma más amplia, desde la historia y actualidad de las organizaciones, de las grandes empresas y su organización, la tarea de Owen no sólo es pionera, sino que impresiona por su actualidad, por su preocupación por los recursos humanos como un factor tan importante para la competitividad de la empresa como la tecnología, y todo ello, sobre todo en el Owen de 1812, que fue el que forjó su pensamiento posterior, aprendido y contrastado dentro de la fábrica, dentro de una forma de organización y producción tan innovadora en ese momento, desde el punto de vista tecnológico y organizativo, que el propio término de “fabrica” (factory) es usado por Owen en sus memorias, ya en 1857, como una palabra técnica, nueva, “como se empezaba a llamar a estos establecimientos”.

Estos simples pero contundentes argumentos nacidos de la historia viva son unas pertinentes y oportunas guías para emprender nuevas formas de producción.

Robert Owen defendía la posibilidad de desarrollar un sistema económico alternativo basado en la cooperativa. Su planteamiento era utópico, pero no irreal, porque pretendía sustituir el sistema capitalista por otro más justo que evitara los problemas británicos. Desde su perspectiva los obreros debían unirse para crear una nueva realidad europea basada en cooperativas que fuesen más rentables que las industrias: cooperativas de producción y cooperativas de distribución”. 

Entonces, si asumimos que el planteamiento de Robert Owen fue “utópico, pero no irreal” tal vez sea tiempo ya de demostrar la categoría científica de sus ideas.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

* L. S. “El método de análisis y el contenido teórico del enfoque cooperativo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here