Breve antología del cuento patrio

0
31

Acostumbramos a pensar que entre singular y plural media solo un número, una medida. Sin rechazar semejante razonamiento, existen además diferencias notables de concepto.

  • El epígrafe incluye un vocablo que recoge ese rasgo: cuento.
  • Si el titular fuera, en tal apartado, “de cuentos”, todo el mundo traduciría por conjunto de narraciones cortas.
mentira
Foto: fredpanassac

La manera que adopto, por el contrario, permite interpretar -incluso al menos diestro- que me refiero a la acepción coloquial de embuste, engaño u otras de parecido jaez. Dejo clara, pues, cual es mi intención a la hora de analizar acontecimientos que perturban la vida española durante los últimos tiempos.

El devenir impide mostrarnos optimistas pero, según Murphy y su famosa ley, cuando algo puede empeorarse debemos estar listos para enfrentarnos a mayores dificultades. Siempre, o casi, ocurre así. Nadie vea el activo impotente del pesimista; constituye, más bien, una realidad empírica. Ignoro si es azar siniestro o ley existencial. Queda como último recurso nuestro empeño humano para vencerla.

Estrenamos semana con aquella larga tortura del debate. Aparte el marco técnico-estético (del que soy lego y siento poco interés), su contenido fue lamentable desde mi punto de vista. Encorsetado, frío, irreal, mecánico, asistimos a un toma y daca alternativo con sequía de propuestas innovadoras o datos fidedignos. Quien más quien menos -usando aderezos iracundos- inundó el plató de falacias, o truncadas verdades, a fin de convencer al suspicaz auditorio. Aunque se apreciaba un territorio embarrado, las formas -salvo momentos concretos- fueron suaves; quizás porque a ninguno le interesara sacar el puñal traidor ante tanta encuesta confusa. ¿Quién les será al final útil? Albert Rivera acometió con aparente inquina contra Pablo Iglesias porque el pacto posterior es imposible y aquel nada tenía que perder. Tal vez hubiera cierta esperanza de pescar algún voto socialista diciendo cosas que pocos medios se han atrevido a airear; ninguno, de gran audiencia. Sánchez, tampoco.

Como mandan los cánones, inicio la rigurosa andadura con Mariano Rajoy

El presidente en funciones, cual asno en desusadas norias, daba vueltas y vueltas al plan económico, único manantial de su imprecisa labor al frente de un ejecutivo que todavía vive a la sombra de Zapatero. Los datos que brinda siempre me han parecido demasiado endebles, efervescentes. No se sostiene, para subir impuestos, esa reiterada excusa del embrollo atribuido al PSOE, cuando dijo el seis y luego era el nueve de déficit inicial, días después de anunciar a bombo y platillo el ejemplar traspaso de poderes. Hay que sumar también los seis meses de gobierno del PP en casi todas las Comunidades, deudas causantes al decir del responsable económico. Como juzgan mis amables lectores, estas son disculpas increíbles. Por cierto, los impuestos no han bajado, bajaron su subida y porque era año electoral. Ojo a la exigencia europea de recortar nueve mil millones más. Inquieta el aumento del empleo, según se dice, mientras disminuye la caja de la Seguridad Social. No se comprende, al menos yo no, que disminuya el déficit mientras aumenta la deuda pública. Renuncio a hablar, para qué, de la democratización del Estado, del abuso territorial, de hacer cien leyes y mil trampas, por aquello de hecha le ley… Etcétera, etcétera, etcétera.

El señor Sánchez, envuelto en el sudario, saca fuerzas -quién sabe de dónde- para decirle no a Rajoy y a Iglesias

¿Acaso piensa ganar las elecciones y alcanzar con Ciudadanos un gobierno ni nuevo, ni de izquierdas? Lo de progresista, otro tic, es tan indefinible como su Estado Federal. Si quiere tener opción de presidir un ejecutivo a medio plazo, ha de cumplir cinco cosas. Dejarse de tópicos absurdos, cambiar de asesores, homologarse con la socialdemocracia europea, abstenerse el 27 J y pasar a la oposición con condiciones que impliquen un freno definitivo a la corrupción y a los intereses partidarios, amén de personales. En el ínterin, romper los pactos con Podemos y divergir de ellos fijando las incompatibilidades netas entre socialdemocracia e izquierda radical, populista, totalitaria, ruinosa y liberticida. No hay otra salida propia, ni ideológica, tras la estrategia y trampas dispuestas por Iglesias.

A Albert Rivera lo exceptúo de esta breve antología

Me parece un político que aún debe modelarse, vigorizarse. Estoy de acuerdo con el apoyo que presta al PSOE en Andalucía, pero debería estabilizar algunos desequilibrios tácticos en ciertos ayuntamientos y diputaciones. También, asimismo, guardar simetría respecto a apremios e indulgencias. Quebrar, aunque sea aparentemente, equidistancias centristas, dar pie a que fructifique una opinión de ladeo, le hará perder votos de ambos caladeros. No basta con ser; hay que aparentarlo. Creo que, limando estas pequeñas deficiencias, tiene un futuro esplendoroso.

Pablo Iglesias, pese a su cuento reiterado, a su audacia, a su manejo de los medios, jamás será presidente del gobierno

Lo intuye. Sabe que España es un país moderado pero no puede cambiar de campo, incluso siendo un perfecto camaleón. Si esto escapara a su percepción dejaría de ser lo inteligente que se especula, más después de proclamar a Zapatero el mejor presidente de la democracia. Su enorme ego queda satisfecho con liderar un grupo de entusiastas discípulos que adoran, mayoritariamente, al tótem providencial. Iglesias queda absorto con la escena, camuflándose con variados disfraces cual Menandro y su nueva comedia de caracteres. La máscara es la clave en el ritual pues convierte al actor en personaje, en mito. Los corifeos reciben a cambio el peculio estipulado; transmutan del paro a la canonjía, de la nada al todo cómplice. ¡Casta!

Nadie sufre apreturas explotando el cuento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here