Paraguayo Cubas: ¿Cagarse en la (in) justicia?

0
33

Paraguayo Cubas y la In -Justicia

“¡¡¡A veces debemos descender hasta el fondo para rescatar una “prenda valiosa” (la justicia)”!!! Beatriz Ramírez de Rojas

Paraguayo Cubas

Este artículo trata sobre una historia en pleno desarrollo, es decir, es una mirada sobre un acontecer que se modifica día con día o tal vez sea más correcto decir hora o minutos en su desenvolvimiento.

Paraguayo Cubas, lleva por nombre un abogado de nacionalidad paraguaya que en estos días está protagonizando, junto con su colega  Jorge Brítez y el  concejal Sr. Celso Miranda “Kelembú”, unas acciones más que llamativas en aras de que el Poder Judicial de la República del Paraguay se encause en la normalidad institucional.

La justicia paraguaya es una de la más cuestionada del mundo, según referencias.

El epicentro geográfico de estas demandas, en justas causas, se encuentra en Ciudad del Este, localidad distante de la capital paraguaya a 326 kilómetros, cercana al Brasil.

Allí el conflicto social se recrudece y se agrava por diversos motivos y razones. La intendente de la ciudad es severamente cuestionada en su administración por los citados y gran parte de la ciudadanía. Estos requerimientos confrontan con mecanismos democráticos oxidados, sumados a actitudes represivas y opresoras que recuerdan la era (35 años) del dictador más cruel de Latinoamérica, el General Alfredo Stroessner, que impiden su sana resolución en el marco de lo que debería ser un eficiente y eficaz Estado de derecho.

Tal vez por hartazgo, indignación o quizás por temperamento fogoso “Payo” (Ab. Paraguayo Cubas), pero sí con una enorme dosis de dignidad y honor ciudadana, lo cierto es que  emprendió una serie de acciones grandilocuentes que lo llevaron finalmente a la cárcel.

Nuestra mirada, nuestro enfoque sobre estos episodios sociales es cooperativo y por ello recurrimos una vez más al   Dr. Roberto F. Bertossi, quien nos alecciona en su artículo “Derecho Cooperativo” que:

A modo conclusivo el contexto socioeconómico y político nunca debe ser ignorado por el derecho, el que, en el marco de la justicia y de la ley, lo incorpora, lo aplica y lo proyecta”.

Lo cierto es que la fórmula socioeconómica que encierra la cooperación genuina, pueda no sea toda la solución pero, sin dudas, es buena parte de ella y el derecho debe admitirlo cabalmente”.

Nos deleita con su singular tonalidad la cantante y docente correntina Teresa Parodi en una de sus célebres canción: “de qué nos sirve la libertad sino hay justicia, María Pilar”….

Es posible que en la mente de “Payo” y sus compañeros suene con fuerza esa dolorosa pregunta de la talentosa Teresa Parodi, y es mejor que lo tengamos presente porque de otro modo no comprenderíamos a cabalidad el mensaje de estos hombres honrados y, nos perderíamos en los laberintos tramposos con que nos acostumbran la prensa y sectores interesados en el statu quo para mantener inconmovibles sus privilegios, someten a declinación a la República y sus instituciones. Pobreza, hambre, desocupación, educación y salubridad decadentes, campesinos sin tierras, proscritos en su propia patria…

Entendido el contexto de insatisfacción social, narro que el Ab. Paraguayo Cubas-estando en el despacho del juez que lo somete a proceso- procedió a desprenderse el cinturón de su pantalón, lo bajó y se sentó a la vieja usanza y se cagó en el brilloso piso.

Entonces, ahora estamos en condiciones de preguntar: ¿Que implica la cagada de Paraguayo Cubas en el despacho judicial de Ciudad del Este? ¿Cagarse en la (in) justicia?

Muchas cosas, menos que es el accionar de un desquiciado o loco como quisieran los adversos a la auténtica libertad, justicia social y desarrollo económico con equidad.

Esa cagada nos recuerda y evidencia que “pisar mierda es de buena suerte” y sobre todo un llamamiento a reflexionar sobre la clase de sociedad que empuja a recurrir a este tipo de actitud como repudio a tanta corrupción e injusticia.

Nos invita, también, a sentir asco por la desigualdad social y no por una simple caca…..

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here