LifeStyle

La ley de la atracción, ¿funciona?

A pesar de que la suerte existe y para muchos se trata de un factor aleatorio, es un hecho que las personas que tienen más suerte son aquellas que se atreven a buscarla.

Básicamente esto es lo que nos dice la ley de la atracción, una pseudociencia que nos invita a pensar que las energías que gastamos en desear algo, pueden acabar volviendo a nosotros de una forma positiva.

La ley de la atracción, ¿funciona
La ley de la atracción, ¿funciona

Si, por ejemplo, estás deseando ganar dinero y quieres lograrlo, es mucho más probable que consigas ganar dinero si realizas apuestas en vivo a que si te quedas esperando en el sofá de tu casa. De la misma forma que tan solo toca la lotería a aquellos que juegan, gracias a la ley de la atracción podemos llegar a ganar bastante dinero y con estas apuestas a distancia, lo tenemos todavía mucho más fácil.

La ley de la atracción reduce el azar

Gracias a la ley de la atracción estaremos reduciendo el azar considerablemente. Si vamos a apostar a un número en el casino y directamente elegimos un número que sea especial para nosotros, ya sea porque es el día de nacimiento de nuestro hijo, nuestro número favorito o aniversario, estaremos condicionando la decisión y no se tratará de puro azar.

Reduciendo el azar será mucho más sencillo que nuestro objetivo se consiga y para ello tenemos que definir una estrategia específica. Olvídate de tomarte estas apuestas como un juego con el que pasar el tiempo o ganar algo de emoción y empieza a pensar que realmente estás invirtiendo tu tiempo y dinero y esperas obtener algo a cambio.  

Si te has parado a pensar, en una gran cantidad de ocasiones parece que tanto las alegrías como las desgracias son siempre para los mismos. El refrán que nos recuerda que a perro flaco todo son pulgas, es debido a que mucha gente reniega de su propio destino y lo deja todo en manos del azar.

Esto es lo que tenemos que evitar, ya que la intencionalidad es un factor bastante importante que va a permitirnos tomar el curso de nuestras acciones.

Optimistas, pero también realistas

Para tener mucho más claro nuestros objetivos debemos de ser optimistas. Con optimismo apostaremos mejor, ya que veremos las cosas de otra manera y tendremos mucho mejor focalizado el objetivo de ganar dinero. Sin embargo, no debemos de perder nunca la perspectiva ni dejar de ser realistas.

Probablemente no te va a tocar el premio gordo a la primera de cambio y por supuesto, mucho más complicado será que te toque si juegas por jugar. Sin embargo, si lo deseas, si lo buscas, si realmente estás invirtiendo para que tu sueño se cumpla, es mucho más probable que todos estos buenos deseos lleguen a ti en comparación a si muestras indiferencia. Nunca pierdas de vista ese optimismo, pero tampoco te olvides de ser realista.

En algunas ocasiones en nuestro cuerpo se da esa intuición o emociones de la que no somos conscientes en un principio, pero que están latentes dentro de nosotros. Muchas veces no somos conscientes de lo que somos capaces o de porque sabemos o sentimos determinadas cosas.

Estos pensamientos que una persona tiene son capaces de provocar una serie de consecuencias afines a los mismos. Esto puede llegar a resultar un arma de doble filo, ya que, si piensas que algo te va a salir mal, es más que probable que te salga mal.

Por eso, aplícate el cuento y trata de pensar de la manera más positiva posible. Todo esto, aplicado al mundo de las apuestas en línea, ten por seguro que te va a dar más de una y de dos alegrías.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario