Economía

Conoce la Ley de Segunda Oportunidad

La actual situación sanitaria que nos encontramos viviendo es el mejor ejemplo que podemos tener para saber que una situación de precariedad económica puede resultar imprevisible para cualquier empresa o persona.

En ocasiones, la quiebra de un negocio no tiene en absoluto nada que ver con una mala gestión del mismo. Para evitar todos los problemas que esto puede generar, existe la Ley de Segunda Oportunidad.

Si eres uno de los afectados debido a que tu negocio ha ido mal por causas ajenas a tu actividad, que sepas que cuentas con asociaciones expertas que te pueden ayudar.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

Primeramente, vamos a ver de qué se trata la Ley de Segunda Oportunidad. Esta ley es un mecanismo legal de defensa que se ofrece tanto a los particulares como autónomos para poder renegociar sus deudas o eliminarlas de forma total o parcial cuando resulta imposible hacer frente al pago de estas.

La Ley de Segunda Oportunidad se ha creado para poder sobreponerse a una mala situación financiera que haya sido provocada por un endeudamiento excesivo, sobre todo cuando las causas externas no han ayudado a que esta pueda mejorar.

Sin embargo, es importante destacar que con esta ley no se descuidan en ningún momento aquellos derechos de cobro que tengan los acreedores.

Esta ley se encuentra regulada en la Ley 25/2015 del 28 de julio y lleva más de 5 años en vigor ayudando a las familias y autónomos que lo necesitan.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Lo primero que te recomendamos es que te pongas en contacto con alguna de estas asociaciones para que te puedan guiar con los pasos más adecuados. A esta ley se puede acoger cualquier persona física, ya sea un particular o un autónomo que no pueda pagar las deudas que ha contraído.

Como en cualquier otro tipo de ley, para poder acogernos a esta debemos de cumplir una serie de requisitos. En primer lugar, se tendrá en cuenta el historial crediticio del deudor insolvente.

Básicamente esto se debe a que no debemos de considerar esta ley como un mecanismo para poder librarnos de los pagos, ya que es un recurso legal que se ha creado para poder ayudar a aquellas personas que han demostrado tener la buena fe de pagar, pero que la situación actual les ha superado.

¿Qué requisitos hacen falta para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Ante todo hace falta demostrar que la situación de insolvencia no ha sido causada de forma intencional por parte del deudor. Cuando hablamos de un efecto como la pandemia, es más que entendible que es algo que ha superado a una gran cantidad de familias y negocios, sobre todo a aquellos que estaban empezando y que se endeudaron sin saber que esta situación se iba a dar.

Por supuesto no se puede haber mentido sobre la situación económica de la persona, por lo que es importante aportar toda la documentación relevante que demuestre cuál ha sido el causante de la situación.

Además de estos factores, es fundamental que el deudor no haya sido condenado por delitos socioeconómicos y que haya tratado de llegar a un acuerdo extrajudicial de los pagos con sus acreedores. Por otro lado, el deudor no debe haberse beneficiado de la ley durante los últimos 10 años y debe de aceptar su inclusión dentro del Registro Público Concursal.

A través de esta ley se podrá conseguir una renegociación de la deuda con los acreedores, tratando de buscar un acuerdo en donde todas las partes puedan salir beneficiadas. En este caso estamos hablando de una exoneración parcial de la misma.

Piensa en todos esos comercios que se han visto obligados a cerrar durante la cuarentena, comercios que gracias a la ayuda de esta ley podrían seguir adelante.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario