Cultura

“UN MUNDO FELIZ” de Aldous Huxley

¿Qué es la felicidad? ¿se puede conseguir la felicidad completa a lo largo del tiempo? Mi respuesta es NO. La felicidad, sin recurrir a mi querido Larousse, y centrándome única y exclusivamente por mi propia experiencia sensitiva es “aquel sentimiento agradable de corta duración”. Ese periodo breve es relativo. Puede tratarse de horas, días o incluso semanas. Por ello, como bien sabéis todos, una de las metas de la Humanidad es lograr o alcanzar aquella felicidad que traspasa las barreras del tiempo y del espacio, cosa por el momento inexistente e indefectible, ya que supone una utopía, tal y como el comunismo.

Recuerdo una frase que yo misma dije en un rayo de espontaneidad, y que sintetizará -o eso espero- la frustración de no poder lograr esa meta. Es la siguiente “qué corto es el tiempo en el que uno se siente feliz”.
A continuación daré un ejemplo de la primera frase del anterior párrafo, que es básicamente uno de los puntos clave de la historia del inglés Aldous Huxley. La forma es más relevante que el fondo…eso es lo que se percibe en “UN MUNDO FELIZ“. Los habitantes de este mundo futuro viven despreocupados, felices, ignorantes… pero llenos de comodidades y facilidades, eso sí. Pero, ¿son verdaderamente felices? Uno de los personajes, el excluído -por su aspecto- Bernard, de la clase de los Alfas, se mantiene erguido en sus ideales sociales y políticos, criticando a diestro y siniestro la sociedad en la que habita. Una sociedad aparentemente benévola y gratificante pero, que en el fondo, es más de lo mismo -gobernantes y gobernados, división de clases, consumismo de masas…-.

Este libro vislumbra una posible sociedad del futuro.

¿Permitiremos que esto ocurra?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario