El alma de los libros

0
98

¿Bajo qué criterio se dictamina lo que tiene calidad literaria y lo que no la tiene?

No deja de ser curioso como varían las críticas y los comentarios sobre un mismo libro:¡Lo que a un@s les parece maravilloso a otr@s les parece una basura!

Sabiendo de antemano lo que es enfrentarse a la elaboración de un texto literario, personalmente, prefiero los comentarios a las críticas.

No por el hecho de tenerle miedo a la crítica, que al fin y al cabo, tan solo es una opinión subjetiva, sino porque me gusta que se fomente la lectura y porque pienso que no hay que ensañarse con el autor si lo que ha escrito no te gusta.

Un libro puede gustarte o no gustarte o tal vez no se llegue a comprender en su totalidad, por ese mismo motivo se debería comentar, no criticar.

La diferencia parece sutil pero no lo es: hay críticas hirientes y de muy mal gusto.

¿Quién tiene la patente de la calidad literaria?¿La tienen los agentes literarios, la tiene la crítica especializada, la tiene un comité de lectura, la tiene el editor o tal vez la última palabra la tiene el lector?

Hay manuscritos que fueron rechazados por editores y que gracias a los lectores han llegado a ser éxito de ventas. “El de boca en boca” ha funcionado cien mil millones de veces mejor que la más perfecta campaña publicitaria.

Hay libros que tienen alma. Que permanecen imborrables en el corazón del lector y en su memoria. Te atrapan desde la primera hasta la última página y dejan un enorme vacío cuando se acaban, independientemente de lo que se denomina calidad literaria, y otros en cambio quedan para siempre en el olvido.

No sé por qué ese empeño, en hacer hincapié, que el que mucho vende no es bueno, si la finalidad de un libro es que llegue al mayor número de lectores.

Ni todos los best sellers son literatura basura, ni todos esos libros que nos venden con la etiqueta de “calidad narrativa”,que ganan certámenes literarios(supuestamente pactados) son una maravilla.

No se debería generalizar tan alegremente. Calidad y éxito de ventas pueden darse la mano y pasear sin problemas por el mundo literario.

Como dice el refrán: para gustos los colores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here