Las decisiones equivocadas del gobierno argentino

0
265

El gobierno argentino tiende a equivocarse una y otra vez, independientemente de la persona que lo lidere, e independientemente del partido que se encuentre en el poder, error tras error que han llevado a uno de los países con mayor potencialidad económica en el mundo al colapso total.

Necesitaría decenas de artículos como éste para enumerar todos los errores cometidos por las sucesivas administraciones argentinas, y sólo en materia económica, porque para otro tipo de materias necesitaría centenas antes que decenas.

El último gran error, el último fracaso económico del gobierno argentino está siendo la lamentable actuación en el caso de Aerolineas Argentinas, un problema que no está sabiendo resolver la Presidenta.

En primer lugar, el gobierno argentino se equivoca al plantearse la posibilidad de recomprar la compañía, porque Aerolineas Argentinas es, ante todo, una empresa claramente deficitaria que acarrea excesivos costes fijos que la impiden ser productiva.

Ya arrastraba gran cantidad de deudas cuando el gobierno argentino se deshizo de ella gracias a la venta al grupo español Marsans, el cuál ha comprobado, de primera mano, la imposibilidad de reflotar la compañía.

A pesar de ello, y por una clara motivación de obtención de rédito político en forma de votos demagógicos, el gobierno quiere recuperar la titularidad de Aerolineas Argentinas, lo cuál no hará otra cosa que lastrar las ya deficitarias cuentas argentinas.

En segundo lugar, el gobierno argentino se está equivocando en las formas que está utilizando para la compra. La última resolución del Parlamento que aprobaba la expropiación, se le puede llamar de muchas formas pero no deja de ser una expropiación, de la compañía elimina toda la confianza que se pudiera tener en los dirigentes del país sudamericano.

Con esta decisión se produce una evidente alteración de las reglas de juego con el juego ya comenzado. El acuerdo firmado por Marsans y el gobierno argentino era claro. Cada parte valoraría la empresa por su parte y, en caso de claro desacuerdo en la valoración de los activos una tercera parte auditaría la empresa para determinar su valor exacto.

Pues bien, el Parlamento argentino ha decidido que su valoración es la correcta, aún cuando se aleja muy mucho de la valoración de Marsans, con la consecuencia de una expropiación de hecho de Aerolineas Argentinas.

En definitiva, el gobierno argentino está incurriendo en un claro error, repetido en otros sectores de su economía, al nacionalizar empresas, porque con ello lo único que está haciendo es cortar las alas a la inciativa privada y detener la recuperación del país, una vez más.

Confío en que el gobierno español no cometa el mismo error en el caso de la compra de Repsol, y deje actuar a las leyes del mercado para ajustar los acuerdos convenientes entre las empresas privadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here