Cultura

“Manolete”, historia de un estreno gafado.

Desde que su rodaje comenzara el 31 de Marzo de 2006, mucho ha llovido y muchas cosas se han comentado, unas ciertas y otras, tal vez, no tan ciertas.  El caso es que por fin parece que el estreno en España verá la luz en febrero del próximo año a más tardar, siempre y cuando no haya más contratiempos que lo impidan. Y es que, cual corrida interrumpida por el mal tiempo, los retrasos para su estreno han sido variopintos.

Inicialmente, la superproducción de Lolafilms, iba a estrenarse a principios de 2007, pero los retrasos en la postproducción hicieron imposible que la película se estrenase en las fechas previstas. Fue por entonces cuando comenzaron a pulular por Internet las leyendas y las malas lenguas. Una de las cosas que más proliferaban en los blogs y foros de internautas, aficionados al famoseo y cotorreo semicasposo, era la militancia de la mayoría de sus principales actores (entre ellos Adrien Brody y Penélope Cruz) en grupos ecologistas de gran relevancia y activismo antitaurinos. La realidad era simple y llanamente, que, al igual que en cualquier otra película que se rueda con animales en la actualidad, no se ha dañado a ninguno de éstos para la realización del rodaje, por lo que las escenas taurinas son todas digitales, al menos, las que podían suponer un daño irreparable para los toros. El coste en tiempo y dinero de esas escenas era lo que estaba retrasando la finalización de la postproducción, al menos en principio.

Cuando esto se supo, como ya he apuntado, saltaron voces de todo tipo con comentarios variopintos como “¿si son ecologistas porqué se prestan a hacer una película que ensalza el mundo del toreo?”. Es como decirle a un actor que si hace el papel de un psicópata es porqué simpatiza con ellos.  Para empezar, yo, que me considero antitaurina, tengo que romper una lanza a favor de quienes participan en producciones que tratan sobre temas con los que se puede o no estar de acuerdo. Son actores. Les ofrecen un papel y ellos lo aceptan o no en función del interés que les despierte, que puede ser el de interpretar el papel o simplemente el económico.  Yo también he tenido que aceptar trabajos que no me gustaban por dinero y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Además, esa idea de la militancia ecologista parte de una premisa errónea, y es que se asume que todos los ecologistas son antitaurinos. Yo conozco a muchos ecologistas que son amantes del arte del toreo y a más de un antitaurino que no es ecologista. Desconozco que opinan Brody y Cruz sobre el mundo del toreo y no merece la pena profundizar en ello, ya que, como muy bien apunta su director Menno Meyjes, la película no se centra en el tema taurino, sino en la relación entre el torero Manolete, un hombre fascinado por la muerte, y la actriz Lupe Sino, una mujer fascinada por la vida.

Después surgieron más problemas, en esta ocasión con proceso judicial de por medio y asuntos de deudas que volvían a salpicar a la citada producción. De todo este asunto, poco o nada se ha hecho eco la prensa, así que la consabida rumorología ha vuelto a hacer de las suyas. Dado que no soy especialista en temas judiciales y nada tiene que ver con el contenido o calidad de la película, no me he preocupado por averiguar más del asunto.

El caso es que el estreno se ha llegado a anunciar hasta cinco veces más, de septiembre a diciembre del 2007 y abril del 2008. Estamos ya a puertas del 2009 y parece que por fin se ve luz al final del túnel.

Pero no cantemos victoria, porque muchos festivales como Cannes o Venecia la han anunciado en sus programas y en ninguno de esos casos se ha visto el metraje completo. Solo el festival de Toronto, al parecer, se hizo con la “premiere” mundial, pero todo quedó en un pase privado para distribuidores, por lo que prensa y público, una vez más, quedaron fuera.

En cualquier caso la productora ya parece haber confirmado como definitivo el estreno a principios de año y eso, aunque alentador, no deja de recordarnos que antes ya ha habido hasta seis fechas fallidas. Así que para los amantes del cine, los toros y las historias de amor con final doloroso se recomienda calentar motores con otras producciones clásicas, como “Sangre y Arena” en sus dos primeras versiones protagonizadas por Rodolfo Valentino y Tyrone Power respectivamente. No me atrevo a recomendar películas o versiones más recientes porque no tengo muy claro que merezcan la pena, desde luego desaconsejo la versión de Sharon Stone y los “Matador” y “Hable con ella” de Almodóvar los dejo para incondicionales del director manchego.

Esperemos que en febrero la película vea la luz para todos y que se cumplan las expectativas que reflejan el buen hacer de anteriores trabajos del director y guionista holandés Menno Meyjes, responsable de guiones tan maravillosos como “El color púrpura” (por la que consiguió una nominación al oscar) o “El Imperio del Sol” y de adaptaciones al inglés de guiones españoles como “El sueño del mono loco” de Fernando Trueba. Como director, ésta es su tercera película cuyo trabajo esperemos no se vea enturbiado por este “estreno gafado”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario